Connect with us

Noticias

Así se perpetuó la gerente del Hospital de Tauramena. ¿Y la convocatoria?

Published

on

Violando la ley, la Junta Directiva y el Alcalde, la mantuvieron casi dos años.

En junio del año 2013 presentó renuncia al cargo de gerente del Hospital Local de Tauramena ESE el médico Luis Eduardo Castro. En su remplazo fue encargado Alexander Collazos, quien de manera inmediata inició el proceso de elección del nuevo gerente por concurso, como lo ordena el artículo  28 de la Ley 1122 de 2007, reglamentado por el Decreto 800 de 2008 y establecido el proceso de concurso por la Resolución 165 de 2008.

Estas normas determinan que cuando hay vacancia absoluta del gerente, deberá convocarse a concurso, cuando la vacancia se produce en los 12 meses anteriores a la terminación del período, el jefe de la entidad terriotrial nombrará al gerente.

Como es claro, la vacancia se produjo 36 meses antes de la finalización del período, por lo que era obligatorio realizar el concurso, tal como se realizó con la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia (UPTC). En esa oportunidad se presentaron solo tres candidatos: María Constanza Vega, (quien lleva más de 16 meses en encargo), Nancy Plazas y Hernando Martínez.  (VER PROCESO DE CONVOCATORIA UPTC) 

Jorge Hernando Martínez, ganó el concurso (Foto facebook)

Jorge Hernando Martínez, ganó el concurso (Foto facebook)

De acuerdo al concurso, solo Hernando Martínez cumplió con los parámetros en él previstos, quedando eliminadas del concurso las dos profesionales restantes. (VER LISTADO ADMITIDOS Y NO ADMITIDOS  UPTC)

Inexplicablemente el concurso fue declarado nulo y se decide continuarlo. Pero otra vez, inexplicablemente,  no se continuó con el proceso; por el contrario, se liquidó el contrato con la UPTC pagando la totalidad de su costo, sin haberse cumplido su objeto, que era seleccionar el o los candidatos para que el alcalde nombrara del mayor puntaje al gerente, que a la postre debería ser Hernando Martínez, quien fue el único que cumplió con los requisitos exigidos.

Esta situación, la suspensión del concurso y la liquidación del contrato con la UPTC, crea un manto de duda sobre los reales motivos que llevaron a que se dieran estas situaciones, máxime, cuando se daba por hecho que la ganadora del concurso sería María Constanza Vega, la candidata del Alcalde y que a la postre fue nombrada en encargo.

Su encargo se ha venido prorrogando cada tres meses y se ha mantenido  por más de 16 meses violando las normas establecidas para los encargos, así como las establecidas para los gerentes de las Empresas Sociales del Estado.

Se conoce que ante la vacancia permanente y los encargos sucesivos, la Junta Directiva determinó la realización nuevamente del concurso convocando a las universidades habilitadas por el Departamento de la Función Pública. Se conoce que por lo menos dos universidades presentaron propuesta: Universidad de la Sabana y al parecer Universidad de La Salle.

Le correspondía a la junta Directiva, a instancias del secretario técnico (María Constanza Vega), seleccionar la universidad, tal como lo ordena el artículo 2 del Decreto 800 de 2008, que termina que la universidad deberá ser seleccionada por criterios de selección objetiva.

Pero ¿qué pasó en los últimos 16 meses y qué pasó con la selección de la universidad? Al parecer la Junta Directiva se abstuvo de seleccionar la universidad para iniciar el proceso de concurso de méritos para nombrar gerente, esperanzada en la aprobación de la ley ordinara de reforma a la salud, que determinaría que los gerentes serían nombrados directamente por los alcaldes, sin concurso. Pero como de todos es sabido esta ley fue rechazada hacia el mes de junio por el Senado y hasta la fecha el ejecutivo no ha vuelto a presentarla al Congreso.

Lo que queda claro es que, al parecer, la Junta Directiva del Hospital de Tauramena, para favorecer la continuidad de la gerente por encargo y ante el temor de que la candidata de la administración no ganara el concurso, se abstuvo de contratar con la universidad que presentó la mejor oferta.

Queda también claro, que hasta la fecha, sigue vigente la elección de gerentes mediante concurso, aún en la vacancia absoluta del titular y queda claro el interés de la administración de mantener a un funcionario por encargos sucesivos, aun violando y contraviniendo las normas que regulan la elección de gerentes.

Queda también claro, que ya no habrá concurso, pues a partir del primero de abril, el alcalde podrá nombrar a dedo y darle continuidad a la actual gerente del hospital, ya no en encargo, sino en propiedad.

¿Cómo puede probarse lo hasta aquí planteado? Fácil, la Procuraduría deberá solicitar la información del fallido concurso a la Universidad y las situaciones raras que lo rodearon. También deberá solicitar copia de la invitación cursada a las más de 22 universidades del país autorizadas para estos concursos, así como solicitar a las universidades si presentaron propuesta o no.  También preguntar a la Junta Directiva, cuál fue el motivo por el cuál no se seleccionó a la Universidad a pesar de que hubo propuestas de algunas de ellas para el concurso.

Una investigación corta, arrojará conclusiones sorprendentes y pondrá al descubierto cómo actuaron, para perpetuar en el cargo de gerente a un elegido por la administración, alcalde, presidente de la Junta Directiva, Gerente encargada de la entidad y Secretario Técnico de la Junta.

Lo cierto es que aunque en abril salgan a decir que el alcalde nombró a su criterio a  la gerente en propiedad, y porque para ese tiempo la ley se lo permite,  la falta está hecha y está demostrada. Se mantuvo el encargo casi dos años, violando la ley . La falta es gravísima y no podrá ser enmendada. ¿Qué dice la Procuraduría?

Amanecerá y veremos.

 LAS CHIVAS DEL LLANO

Continue Reading

Siguenos en twitter

En Tendencia