Policía, amante de la esposa del embajador de Grecia en Brasil, confesó que lo asesinó

Foto: AFP El embajador griego Kyriakos Amiridis, de 59 años, estaba desaparecido desde la noche del lunes.
Foto: AFP
El embajador griego Kyriakos Amiridis, de 59 años, estaba desaparecido desde la noche del lunes.

El hombre de 29 años, al parecer lo hizo por encargo de la mujer del diplomático.

Un policía de Río de Janeiro confesó el asesinato del embajador de Grecia en Brasil, KyriakosAmiridis, posiblemente por encargo de la esposa brasileña del diplomático y quien mantenía una relación romántica con el agente, informó este viernes el canal de televisión Globo citando a fuentes policiales.

El embajador, de 59 años, estaba desaparecido desde la noche del lunes, y su esposa, Françoise, reportó solo el miércoles su ausencia. Ambos tenían una hija de 10 años.

 Globo TV informó este viernes que el policía, Sergio Moreira, de 29 años, confesó haber matado al embajador en la noche del lunes en la casa que tenían los Amiridis en el desfavorecido barrio de Nova Iguaçu, en la violenta zona norte de Río de Janeiro.

El canal informó que los investigadores creen que Françoise y Moreira, quienes se encuentran actualmente bajo custodia, planearon con anterioridad el asesinato.

Policías y funcionarios de seguridad de Río declinaron comentar la noticia y tampoco entregaron detalles adicionales sobre su investigación. La embajada de Grecia en Brasilia declinó referirse a la situación y el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores griego, Stratos Efthymiou, afirmó desde Atenas que el Gobierno no tiene nada que decir sobre el caso.

Amiridis se desempeñó como cónsul general de Grecia en Río entre el 2001 y el 2004. Fue embajador en Libia desde el 2012 hasta que se encargó de la embajada en Brasil a comienzos del 2016. Otros dos sospechosos estaban detenidos, pero no fueron identificados, según Globo.

El jueves pasado fue hallado un cuerpo carbonizado dentro del automóvil que habían alquilado Amiridis y su esposa. Estaba estacionado debajo de una autopista situada en la misma zona donde se alojaban.

REUTERS

Spread the love

Comentarios de Facebook