Connect with us

Entretenimiento

“No concibo la vida, sin las noticias”: Juan Gossaín

Published

on

Juan Gossaín, el escritor y periodista que dirigió RCN radio, habló este domingo en La Visita de Violeta Stéreo.

Gossaín dejó la radio en 2010. No porque lo hayan echado ni porque no tuviera  más qué contar. La dejó porque estaba cansado y quería dedicarse a escribir y a disfrutar su adultez,  cerca al mar y rodeado de su familia. Entonces alistó el trasteo y agarró para Cartagena, donde hoy vive en una casa con vista al mar y sabor a sal caribeña.

Desde que dejó la radio no ha olvidado su oficio y  a pesar de no tener un aparato de radio en su casa, se conecta a internet, abre páginas de noticias porque no concibe vivir en el mundo de hoy sin estar informado.  Lamenta que los medios se dejan manipular de la política  y sentencia que las campañas también se dejan manipular de los medios.

“Yo no diría que lo periodistas nos hemos vuelto serviles. Yo estoy convencido de que la política le está haciendo un daño al periodismo. He visto medios de todo el país, parcializados, dedicados a defender políticos, dedicados a defender políticas. Ese no es el oficio de los medios. El deber es denunciar lo que está mal. Reconocer lo que está bien, de manera imparcial.  Pero lo que se está viendo es la parcialización de los medios”.

Y agrega: “Sin duda los medios se han vuelto juzgados de instrucción criminal. No solo para condenar a la gente sino para absolverla, de acuerdo a sus intereses. Y el acusado no tiene la oportunidad de defender ni de presentar sus puntos de vista”.   Debemos entender que nuestro oficio es documentar los hechos con independencia. Cualquiera de los dos sentidos es grave. Condenar o absolver.

JUAN GOSSAIN PRIMERA PARTE

JUAN GOSSAIN SEGUNDA PARTE

JUAN GOSSAIN  TERCERA PARTE

Los crucigramas: su pasión

Foto Kien y Ke

Foto Kien y Ke

Gossaín asegura que él  perfectamente podría vivir con 200 mil pesos mensuales que los invertiría para comprar revistas de crucigramas, su pasatiempo favorito. Esa es su pasión. Y de achaques muy pocos, alguno que otro. Sin embargo su placer está en madrugar a las cuatro de la mañana, acomodarse en el balcón de su casa que tiene vista al mar y ponerse a escribir “alguna vaina”.  Muchas de éstas sin saber  si las va a publicar o quedarán guardadas en su computador o en el escritorio.

“La libertad consiste en tener derecho a sentarse en silencio a mirar el mar y sin que nadie lo interrumpa a uno”, dice mientras contempla la olas juguetear en la bahía de Cartagena y responde esta entrevista.

 El carcelazo

A Gossaín no se le olvida su llegada a Bogotá por allá en el 67, cuando no sabía ni para dónde coger y un hombre le dio posada y no le cobró por el hospedaje. Por esa misma época se vinculó a El Espectador y un día en que reveló unas fotos con la radiografía de las averías del avión presidencial, cuya noticia fue escándalo y primera página, fue encarcelado porque no quiso revelar la fuente. “Ese recuerdo lo llevo como mi medalla de honor”, dice con alegría como lo hace un veterano de guerra.

Muchos años después, en 1982, Yamid Amat se lo trajo de Barranquilla, donde trabajaba en El Heraldo y le dio la oportunidad de trabajar con él en 6 AM – 9 AM  de Caracol Radio.

“Yo no tenía para pagar un hospedaje. Yamid compró un colchón, una cama, un televisor y me  acomodó en su cuarto de huéspedes. Allí duré como seis meses. Qué gran hombre es Yamid”, dijo con su voz cargada de recuerdos.

Gossaín, que escribe con pinceladas de la realidad mágica, tal vez aprendida de Gabriel García Márquez, le saca anécdota a todo: “Es que aquí todo lo que cuenta la gente es real. Todo lo que se escribe sucede. Y solamente lo que hacemos es contarlo”.

La metida de pata

Juan Gossain. La lectura es su placer (Minuto 30)

Juan Gossain. La lectura es su placer (Minuto 30)

Lo que si deja en claro Gossaín es que muchas veces se cometen errores al informar por el afán de la chiva o por darle demasiado crédito a las fuentes.  Y le sucedió hace muchos años cuando hubo un accidente de aviación.

“Estábamos preparando noticiero para las seis de la tarde y como a las tres nos llegó el dato del accidente. Un funcionario de Aerocivil nos confirmaba que había sobrevivientes. El director de la Aerocivil nos dijo que el piloto de la Patrulla Aérea que había sobrevolado la zona, confirmaba que había pasajeros corriendo desesperados, de pronto para escapar de la explosión del avión, o para salvaguardar su vida.  Al día siguiente nos enteramos de la verdad cuando el piloto habló con nosotros. Lo que había visto no fue sobrevivientes. Eran saqueadores, ladrones que robaban las pertenencias de los pasajeros y corrían despavoridos antes de que llegaran las autoridades”.

Gossaín, periodista en uso de buen retiro,  es feliz de lo que tiene. Goza la vida a lado de su esposa Margot Richi (quien también es periodista y lectora empedernida), de sus hijos y de sus nietos.

Es feliz disfrutando de la playa y recordando a su San Bernardo del Viento, el pueblo donde nació y al que nunca más volvió, luego de aquel día que siendo un pelado, empacó su maleta “sus tres chiros” y agarró para Barranquilla a rebuscarse la vida.

Autor: Wilson Durán Durán

Siguenos en twitter

En Tendencia