Connect with us

Destacadas

Juan Eduardo Durán a otro nivel. Ganó concurso de méritos de la ESE de Bucaramanga

Published

on

ISABU es el Instituto que maneja la Red Hospitalaria de la capital santandereana y el área metropolitana.

 

BUCARAMANGA

Juan Eduardo Durán Durán, médico egresado de la Universidad Nacional de Colombia en 1.991, con especializaciones en Administración Hospitalaria, Auditoría Médica y Control Interno, con 25 años de experiencia en la administración del sector salud, es el nuevo gerente de ISABU E.S.E. de la ciudad de Bucaramanga.

Esta Empresa Social del Estado administra la Red Hospitalaria Pública de Primero y Segundo Nivel Básico de Bucaramanga, capital del Departamento de Santander y sede de gobierno del Area Metropolitana de Bucaramanga, integrada por los municipios de Bucaramanga, Girón, Piedecuesta y Floridablanca, con más de 1.200.000 habitantes.

ISABU E.S.E. está conformada por el Hospital local del Norte con servicios de primero y segundo nivel. El Instituto Materno Infantil, especializado en atención Ginecoobstétrica y Pediátrica, y 25 centros de salud ubicados en barrios y sector rural de la capital santandereana.

El médico Durán se presentó al concurso para gerente, organizado por la Universidad de La Sabana, y que se caracterizó por su transparencia, transparencia que ha venido demostrando en todos sus actos de gobierno de la ciudad el alcalde ingeniero Rodolfo Hernández, candidato a la alcaldía mediante la presentación de firmas, quien derrotó a las mayorías liberales que desde muchos años gobernaban a la ciudad.  En el concurso participaron 90 aspirantes, solo 5 obtuvieron la calificación mínima de 70 puntos que rige estos concursos, Durán obtuvo 80.04 puntos en total.

Los otros cuatro aspirantes que hacen parte del selecto grupo son: Andrés Felipe Jiménez Giraldo, quien fue gerente del Hospital Santa Fe, de Antioquia; Luz Elena Hernández Palacios, quien fue gerente en el Hospital de Soacha; Enrique Caballero Borda, quien fue gerente en el Hospital de Sesquilé; y Álvaro Antonio Pérez Tovar, quien fue gerente en el Hospital San Blas, de Bogotá.

Juan Eduardo Durán Durán, ganador del concurso de mértios para la ESE ISABU de Bucaramanga

Juan Eduardo Durán Durán, ganador del concurso de mértios para la ESE ISABU de Bucaramanga

Durán es oriundo de la Ciudad Bonita, Bucaramanga, cursó sus estudios de primaria en el Colegio San José de la Salle y bachillerato en el Colegio Colombo Italiano de Bucaramanga, culminándolos en Sogamoso. Cursó estudios de Medicina en la Universidad Nacional de Colombia y de postgrado en las universidades Iberoamericana y UPTC.  Realizó el año rural en el Centro de Salud de Tauramena, Casanare, fue director del Hospital de Tauramena, Gerente en dos oportunidades del Hospital de Yopal ESE; secretario de Salud del Municipio de Yopal; Alcalde Encargado de Yopal; coordinador de servicios de la Caja Nacional de Previsión; Coordinador de Servicios de Previmedic, Asesor de la Secretaría Departamental de Salud de Casanare; elaboró los estudios para la transformación de los Hospitales de Tauramena, Red Salud y Salud Yopal en Empresa Sociales del Estado . Ha sido asesor de muchas instituciones de salud públicas y privadas del departamento de Casanare, Meta y Cundinamarca, entre otras. En los últimos seis años se ha desempeñado como docente en la Universidad de San Gil, sede Yopal.

Solo resta que la Universidad de La Sabana culmine el proceso de reclamaciones este viernes 30 de junio y envíe la lista de elegibles a la Junta Directiva, para que ésta conforme la terna con los tres mejores puntajes y el Alcalde de Bucaramanga elija a Durán, el mayor puntaje, como Gerente de ISABU.

El reto de Durán es consolidar una red hospitalaria para dar respuesta al Nuevo Modelo de Salud (MIAS) impuesto por el Ministerio de Salud y que inició en Guanía como prueba piloto, este primero de mayo y se extenderá paulatinamente al país, siendo Bucaramanga una de las ciudades que a partir del mes de septiembre entrará en operación el nuevo Modelo y se extenderá a todo el país a partir del año 2017 y cumplir con ambicioso proyecto comunitario en salud del Alcalde Hernández.

 

Chivas del Dia

Avianca anunció la suspensión de 15 rutas por el coronavirus

Published

on

La empresa está reacomodando su operación de a cuerdo a las nuevas restricciones del mundo. Avianca suspendió 15 rutas por la pandemia del coronavirus.

Se trata de rutas internacionales que a partir de este 1 de marzo no operarán más.

Sin embargo, se espera que sea una decisión temporal, hasta que esos destinos vuelvan a tener un flujo importante de viajeros.

Avianca suspendió 15 rutas

Se trata de las rutas desde y hacia Bogotá que conectaban con:

  • Barcelona
  • Londres
  • Curazao
  • San Juan
  • La Paz
  • Santa Cruz de la Sierra
  • Río de Janeiro
  • Asunción
  • Montevideo
  • Fort Lauderdale
  • Orlando
  • Panamá

También las rutas:

  • San Salvador-Newark
  • Panamá-San José
  • San Salvador-Dallas

Además de este anuncio, Avianca también confirmó que aumentó sus rutas dentro del territorio nacional.

Desde este primero de marzo la aerolínea iniciará vuelos directos en la ruta Pereira – Santa Marta – Pereira.

También el dos de marzo inicia la ruta Pereira – Cartagena- Pereira, con 4 frecuencias semanales para ambos casos.

Estos vuelos unen directamente a las regiones del país sin escalas en Bogotá, lo que sin duda facilitará los planes de miles de pasajeros.

Además, esta operación se suma a los vuelos regionales directos que la aerolínea ya ha reanudado entre la Costa Caribe y ciudades como Bucaramanga, Cali y Medellín.

Fuente, Publimetro

Continue Reading

Chivas del Dia

Duque firma este lunes Decreto que crea el Estatuto de Protección Temporal para Migrantes Venezolanos

Published

on

El Presidente Iván Duque Márquez firmará este lunes, en la Casa de Nariño, el Decreto por medio del cual se crea el Estatuto de Protección Temporal para Migrantes Venezolanos, que garantizará la atención humanitaria de las personas que huyen por la situación política, económica y social que afronta el vecino país.

Este decreto, cuyo borrador estuvo publicado en la página de la Cancillería y que recibió más de 300 comentarios, comienza a implementarse desde ya, y busca lograr la regularización de 1,8 millones de venezolanos, en agosto de 2022, para que estas personas cuenten con carné, biometría e identificación digital, con el fin de que puedan acceder a la atención en salud, educación y otros beneficios sociales.

El Estatuto es una estrategia del actual Gobierno, que busca establecer mecanismos o soluciones que trasciendan en el tiempo, basados en el comportamiento del fenómeno migratorio y la protección de los derechos humanos de la población migrante que se encuentra actualmente en mayor condición de vulnerabilidad.

El objetivo del Estatuto Temporal de Protección es permitir el tránsito de los migrantes venezolanos que se encuentran en el país, quienes tendrán un lapso de 10 años para adquirir una visa de residentes.

En el certamen, Migración Colombia hará el lanzamiento de la campaña pedagógica ‘Visibles’, con la que se busca que los migrantes se enteren de los beneficios que obtienen al acceder al mecanismo temporal de protección.

‘Visibles’ es una campaña que nace de la realidad que viven miles de migrantes en el mundo y, en este caso, se centra en la población venezolana radicada en Colombia y se propone visibilizar la situación real de quienes tuvieron que huir de su país.

En el evento de la firma del Decreto, el Presidente Duque estará acompañado por la Ministra de Relaciones Exteriores, Claudia Blum; el Director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, miembros del Gobierno, invitados especiales, embajadores y representantes de organismos multilaterales e internacionales, entre otras personalidades.

Una medida estructurada en el tiempo

El Estatuto Temporal de Protección es una medida que el Presidente Duque viene estructurando desde antes de iniciarse su Gobierno. De hecho, se trata de una política integral en la que el Jefe de Estado trabaja desde cuando era Senador de la República.

Un primer paso en la protección de los Derechos Humanos de los venezolanos lo dio el entonces Senador Iván Duque, cuando el 18 de julio de 2017 denunció ante la Corte Penal Internacional (CPI), al lado de más de cien congresistas de Colombia y Chile, a Nicolás Maduro, por crímenes contra el derecho internacional y violación de los Derechos Humanos.

Además, como candidato a la Presidencia siempre se refirió a la necesidad de que el país tuviera una política migratoria con sentido humanitario, y se comprometió a buscar las alternativas para que los venezolanos que huyen de su país tuvieran un estatus de protección temporal en varias naciones de América Latina.

De hecho, el 10 de abril de 2018, en el debate de Noticias Caracol ‘El país de los jóvenes’, insistió en la necesidad de crear el Fondo de Asistencia Humanitaria, y expuso la importancia de avanzar, con países de América Latina, en la implementación de un Estatus de Protección Temporal, según explicó, para que “podamos no solo los colombianos absorber ese flujo migratorio, sino que lo hagamos entre varios países, con solidaridad, y que puedan encontrar oportunidades de empleo los hermanos venezolanos”.

Como Presidente de la República, continúo con la cruzada para la atención humanitaria de los migrantes, y durante el evento ‘Refugiados y migrantes de Venezuela: Hacia una respuesta regional’, en Nueva York, el 25 de septiembre de 2018, con la participación del Vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, Duque insistió en el fortalecimiento de la protección temporal migratoria en la región, y señaló que también debe enfrentarse la causa de la migración, para lo cual se deben “aplicar todos los instrumentos de cooperación y coordinación que sean necesarios” y que, además, se “requiere la atención y la acción concentrada de todos”.

Lo propio hizo en varios escenarios multilaterales, como en su primera intervención en la Asamblea de Naciones Unidas, del 26 de septiembre de 2018, cuando advirtió que “mientras que el conflicto en Siria ha generado un flujo de 600 mil migrantes al año, tan solo a Turquía, en un periodo de seis años, Colombia, en menos de dos años, les ha abierto las puertas a casi un millón de hermanos venezolanos. Los hemos recibido con afecto, y siempre lo haremos a pesar de cualquier dificultad social y fiscal, porque a nosotros nos une la fraternidad”.

Así mismo, ante el Banco Mundial, el 2 de noviembre de 2018, el Presidente Duque volvió a destacar el tema: “Y otra, que es supremamente importante: la coordinación entre varios países para tener un programa de normalización migratoria, donde tengamos estatus temporales, no solamente en Colombia sino en otros países, sabiendo que quizás la mayor prueba se encuentra en Colombia”.

De la misma manera y para garantizar que la atención de los migrantes fuera una política de Estado, 24 de noviembre de 2018, durante el desarrollo del Taller Construyendo País número 16, el Presidente Iván Duque presentó el Documento Conpes para generar estrategias en materia de atención de la población que ha migrado desde Venezuela.

Respaldo internacional

Luego del anuncio del Presidente Duque, fueron muchas las voces que se escucharon en el mundo respaldando el sentido humanitario de la medida para la atención de los migrantes.

—Su Santidad, el Papa Francisco:

“Esto no lo hace un país muy rico, súper desarrollado. No, lo hace un país con muchos problemas de desarrollo, de pobreza, de paz y casi 70 años de guerrilla… Pero, incluso, con este problema, tuvo el valor de mirar a estos migrantes y hacer este Estatuto”, afirmó el Pontífice, quien manifestó, además: “¡Gracias a Colombia! ¡Gracias!”.

—Presidente de Estados Unidos, Joe Biden:

En una carta enviada al Presidente Duque, el Mandatario estadounidense dijo: “También quiero aplaudir su decisión de proporcionar el estatus legal de protección temporal a los más de 1,7 millones de migrantes venezolanos, que han llegado a Colombia para escapar de la violencia y el sufrimiento del régimen venezolano. Lo correcto no siempre es lo más políticamente conveniente, pero es el sello distintivo del verdadero liderazgo”.

—Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres

Guterres envió un mensaje en el que felicitó al Jefe de Estado por esta decisión, la cual calificó como un “importante acto de solidaridad”. En el documento, leído por la Representante Residente del PNUD en Colombia, Jessica Faieta, el Secretario Guterres afirmó que el Estatuto permitirá que “aproximadamente un tercio de los 5 millones de refugiados y migrantes venezolanos en la región puedan acceder a servicios y contribuir a la economía colombiana”.

—Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Filippo Grandi

“Estamos en presencia de un gesto histórico”, dijo el funcionario, quien agregó que se trata del “gesto humanitario más importante que se haya hecho en el continente desde 1984”, cuando se expidió la Declaración de Cartagena para la Protección de los Refugiados de América Central, México y Panamá.

—Embajador de los Estados Unidos, Philip Goldberg:

Resaltó que Colombia es líder mundial en materia de política migratoria y calificó como valiente la presentación del Estatuto. “Presidente Duque, este día es un hito, es histórico para la región y el mundo. En nombre de Estados Unidos, aplaudo la decisión valiente de Colombia y de su Gobierno de ofrecer a los venezolanos un estatus de protección temporal, lo cual sienta un precedente”, manifestó y dijo: “Colombia se ha convertido en un líder mundial en el tratamiento de refugiados y migrantes”, en medio de una pandemia.

—Embajadora de la Unión Europea en Colombia, Patricia Llombart:

Aseguró que estaba en presencia de una decisión “solidaria, valiente y sin precedentes”, porque “ofrecer un Estatuto de Protección Temporal a los Migrantes Venezolanos regulares e irregulares en Colombia es una decisión humanitaria que va literalmente a mejorar la vida de más de un millón de personas. Me siento orgullosa y honrada de compartir este momento”, concluyó.

Continue Reading

Chivas del Dia

Murió Jorge Oñate, el Jilguero de América

Published

on

El músico había sido trasladado de urgencias de Valledupar a Medellín el pasado martes 23 de febrero para recibir un tratamiento médico capaz de hacer frente a las secuelas que le dejó el COVID-19. Para recordar su legado revivimos este perfil publicado en El Espectador en diciembre de 2016 escrito por Félix Carrillo Hinojosa.

El cantante vallenato Jorge Antonio Oñate González falleció en la madrugada de este domingo 28 de febrero tras permanecer 41 días hospitalizado. Desde el 18 de enero y hasta el martes pasado, el llamado “Jilguero de América”, estuvo hospitalizado en la Clínica Cardiovascular del Cesar. El pasado martes el músico fue trasladado al Hospital Pablo Tobón Uribe de Medellín para recibir un tratamiento médico multidisciplinario integral debido a las secuelas que le dejó el COVID-19.

“Presenta problemas en los pulmones, que es lo que ataca principalmente el Covid-19, y se le junta, por decirlo así, con un problema renal y efectivamente tocó hacerle diálisis. Mi papá mientras estaba despierto no quería llegar a ese punto. Mi papá es una persona con diabetes que se cuida, pero ya lo aceptó”, informó el pasado viernes Jorge Antonio Oñate, hijo del artista.

Ya en Medellín, el pasado viernes, la familia del músico pidió a sus seguidores acercarse al Hospital Pablo Tobón Uribe para donar sangre, preferiblemente A+. Los esfuerzos, sin embargo, no fueron suficientes.

A finales de enero el músico ingresó a la clínica en Valledupar por una infección respiratoria aguda y días más tarde su mánager, Mario Puertas, confirmó que fue diagnosticado con coronavirus.

Para recordar su legado revivimos este perfil publicado en El Espectador en diciembre de 2016

La búsqueda musical de Jorge Oñate comenzó a temprana edad, sin saber que mucho antes ella lo había seleccionado para que llevar la bandera de juglar de la música vallenata. Nació en Villa de la paz, antiguo Robles y hoy Cesar, del vientre de Delfina Oñate, el 31 de marzo de 1949.

Ese espíritu soñador lo despertó el canto y el sonido de un acordeón, que su abuelo Juan Oñate no dejaba de visibilizar en su tierra natal. Esas narraciones empezaron a avivar y fortalecer, lo que el niño de doce años atesoró, sin que nadie se lo impusiera como tarea. Cada vez que escuchaba el sonido de un vallenato, se escaba para asistir a la parranda, para escuchar el relato de los mayores, que voz en cuello y con acordeón en pecho, narraban como lo hizo su abuelo, todo lo que vivió esa generación.

Cada llegada tarde a su casa, implicaba un regaño seguro por parte de sus hermanos mayores, pero no importaba mucho, pues contaba con la complicidad de Julia Martínez, una especie de segunda mamá, quien desde el comienzo se atrevió a comprender y saber de memoria las rutas que el inquieto muchacho hacía de manera repetida. Para ella, no era extraño llevárselo, a la escuela donde dictaba clases, en el anca de un burro.

El muchacho travieso, solo callaba cuando ella, abría sus ojos y le hacía una miraba que en un segundo lo ponía en su puesto. Las serenatas, que empezó a dar con su naciente voz, en compañía de Elberto López, llegaban a oídos de Julia y ella, comprensiva, le comentaba a la madre de Jorge Oñate, lo que había pasado: “Ve Delfina, sabes quien puso serenata anoche a la hija de…”, ella sin saber, de qué le estaban hablando, levantaba los hombros y dejaba que su hermana le contara la historia que constantemente se repetía: “como te decía Delfina, si han hablao bonito, de lo que cantó Jorge anoche en esa serenata. Ese muchacho nació para cantar”, puntualizaba Julia, quien no dejaba que Delfina respondiera y sentenciaba: “ahora si va a ver una voz que nos represente de verdad. Ese canta así, es por Juan Oñate”.

El muchacho estuvo en varios internados, una táctica que utilizaron para controlar su forma de ser. Pero a donde fuera que llegara, se destacaba por su forma de cantar y lo convertía en un arma que usaba para sobresalir, en especial en actos culturales.

De adolescente su madre lo llevó a Bogotá. Allí estudió en el colegio de la Universidad Libre, donde cursó hasta la mitad de décimo, porque el llamado del acordeón fue más poderoso, que las ganas que tenía Delfina y sus hermanos, de verlo convertido en todo un profesional.

Todas esas aventuras, trasnochos y luchas que le tocó vivir en la fría capital, se vieron compensadas, cuando su pariente Alonso Fernández Oñate lo buscó, para que le cantara ocho de los doce temas propios, con el acordeón de Emilio Oviedo. Los Guatapurí fue la primera banda con la que grabó (sello Vergara), cuyo sonido incipiente, propio de la época y sin dirección artística, no fue obstáculo para que el mundo vallenato supiera de que Jorge Oñate cantaba. Con el paseo Campesina Vallenata logró reconocimiento y se empezó a hablar de que “nacía una voz con mucho sabor vallenato, pero que era distinta a las anteriores, en su forma de cantar”.

Ese producto musical, apareció en 1968, al mismo tiempo que se preparaba el primer Festival de la Leyenda vallenata. Un año más tarde, cuando Oñate cumplió 19 años hizo de nuevo su aparición junto a los Hermanos López y su voz se escuchó mucho más madura en Lo último en vallenato. El camino sembrado por el grupo posibilitó la construcción de una nueva identidad musical. Con el paseo de Carlos Huertas Gómez, No vuelvo a Patillal, tanto el cantante como el acordeonero, se graduaron y adquirieron su cédula cultural, la cual les permitió ganar por primera vez de un disco de oro” por las ventas de su LP, “un Congo de oro”, en los carnavales de Barranquilla y ser los Reyes del Festival vallenato. Todo esto entre 1972 y 1973.

Antes de todo eso, Jorge Oñate grabó junto a la orquesta de Nélson Díaz, bajo la producción de Miguel López y para el sello Epic, una producción donde decidió mostrar otra faceta, con géneros distintos al paseo, merengue, puya y son.

De muchos es sabido, el agua que corrió debajo de ese puente musical, labrado por ellos, lo cual es historia patria y que llegó a su final en 1975.

Siete años después de esa aventura, el hijo de Delfina Oñate comenzó la poderosa dupla junto a Emiliano Zuleta Díaz, un acuerdo que se había fraguado muchos años atrás, antes que los dos grabaran y que al final, no fue más que un paso fugaz, en la vida musical de los dos. El punto final de esa historia fue para Oñate el desprendimiento de un peso que podría frenar su carrera, de la que muchos periodistas vaticinaban que “solo con Miguel López podía imponer éxitos”.

Mujer Conforme un paseo de Máximo Movíl Mendoza, consolida esa nueva propuesta del joven cantante, cuya modernidad lo llevó a ubicarse, entre las voces que se destacaban por interpretar con propiedad las obras de generaciones anteriores.

Ese segundo logro discográfico lo ayudó a abrirse espacios a nivel nacional y lo unió a Nicolás Mendoza, todo un gran ejecutante del acordeón. Estos dos artistas lograron una simbiosis, que les permitió lograr mayor reconocimiento, al combinar el son provinciano que los caracterizaba con la obra musical del momento. Cantante y acordeonero, no se detuvieron en la creación de nuevas obras, en una escena vallenata que ya tenía un gran nicho.

De ese momento especial, que construyen Oñate y Mendoza, surge Igual que aquella noche del creador Emiro Zuleta Calderón como una gran obra para mostrar. Sin mediar razón Jorge Oñate dio por terminada esa unión, en la que puso en bandeja de oro, todo el talante artístico que encerraba el arte de “Colacho”, para que Diomedes Díaz, una nueva figura que se abría paso y que solo necesitó de la bendición de la nota musical que el cantante dejó tirada, para su total consagración.

Luego de eso hizo un dúo artístico con Raúl Martínez Paredes, una joven promesa del acordeón, quien junto a él, construyó un Nido de amor como base romántica, que consolidó al vallenato en todo el país.

La carrera del cantante no se detuvo, siguió en ascenso y para que eso fuera una realidad, la musicalidad de un joven acordeonero Guajiro conocido como Juancho Roís, les permitió crecer musicalmente a los dos. Mujer marchita, un canto social de Daniel Celedón Orsini, es base fundamental, para que esa unión fuera tan reconocida en todos los sectores sociales en donde llegaba el vallenato.

En ese recorrido musical, aparece Álvaro López, con quien Jorge Oñate reafirma su consagrado olfato en beneficio del Vallenato. No comprendí tu amor, un lastimero canto de José Alfonso Maestre Molina, le pone sello a esa unión, que prosiguió a una larga ausencia de creación musical, que le costó a Oñate parte del reconocimiento que había construido durante los últimos años.

El regreso, si bien es cierto, contó con todas las expectativas generadas por sus seguidores y la compañía discográfica, fue el principio del fin, al lado de la compañía discográfica Sony Music antigua CBS, que se reafirma con su separación de López Carrillo. Luego se dio la unión Gonzalo Molina Mejía, con quien inició un periplo, no tan afortunado en Universal Music.

Los amaneceres del Valle un paseo de Romualdo Brito, es lo más rescatable, en ese proceso musical, que nunca generó los éxitos que todos esperaban. El invencible una obra compuesta por Omar Geles, le da la bienvenida al rey Julián Rojas, quien ahora acompaña a Oñate en el acordeón. Los problemas del músico llevaron al traste, lo que pudo ser una unión consolidada, para bien de la música vallenata.

Todo esto se dio en medio de una inestabilidad artística en la vida de Jorge Oñate, en la que los dos acordeoneros siguientes, Oscar Bonilla y Fernando Rangel, pese a su valor artístico, no dieron la talla esperada, por sus seguidores.

Jorge Oñate, el cantante eterno del vallenato, después de probar más de un acordeonero, decide, ante el llamado serio de sus seguidores, unirse a un grande del género: Álvaro López Carrillo.

Unidos Oñate y López, le entregan al mundo del vallenato, un trabajo que tuvo gran acogida. Fue tan grande que los artistas de ahora, se unieron para rodear a Jorge Oñate y Álvaro López, en su nuevo proyecto. Juglares de su generación como Tomás Alfonso Zuleta Díaz, no caben de la alegría, al ver que su compañero de lucha, saca al mercado un producto que refleja toda la madurez del vallenato, que tiempo atrás, se logró con la presencia de un cantante como Jorge Oñate.

Se percibe en la producción, la nostalgia del protagonista central de esta hazaña artística, el cual parece el cierre de un ciclo glorioso para la música vallenata. Son cinco décadas que se han vivido intensamente, bajo lágrimas, derrotas, sufrimientos, pero también llantos de alegría y triunfos en medio de un camino en el que se consolidó como cantante, compositor y como Jorge Oñate, el artista que hoy está entre los grandes del vallenato.

Sin la presencia de este cantante, nuestra música no sería igual, porque “el tipo que canta si es de La Paz, el que canta merengue sabe sentir”, Emiro Zuleta Calderón.

*Escrito Félix Carrillo Hinojosa, Periodista, Compositor, Productor Musical y Gestor Cultural

Fuente, El Espectador

Continue Reading

Siguenos en twitter

En Tendencia