Connect with us

Colombia

Entrevista/ «Esto no es un discurso para asustar, esto es una realidad que asusta»: Uribe

Published

on

 Texto de la entrevista al expresidente y senador, Álvaro Uribe Vélez, en el programa La Hora de la Verdad.

Fernando Londoño (FL). Señor presidente Álvaro Uribe Vélez, muy buenos días.

Álvaro Uribe Vélez (AUV). Doctor Fernando muy buenos días a usted, muy buenos días a los compañeros suyos de periodismo en La Hora de la Verdad y a todos los oyentes.

FL. Señor presidente, muchos periodistas colombianos y significativos, 38 me parece que fueron, lanzaron un  comunicado que estimamos digno de mejor causa. Yo no me quiero quejar por cosas personales, pero si recuerdo que a este periodista trataron de asesinarlo y asesinaron a sus dos escoltas por hacer periodismo y por no estar de acuerdo  con la entrega del país a las Farc. Esos 38 periodistas no aparecieron por ninguna parte. ¿Cuántos son los periodistas asesinados en Colombia? Yo no he visto una declaración de 38 periodistas condenando esos asesinatos. ¿Cuál es la situación de un país que se robaron, de un país que dilapidaron? Se acabó la bonanza petrolera, se acabó la plata del endeudamiento externo. 

Presidente, en este segundo trimestre no vamos a crecer el uno por ciento, los colombianos tienen hambre. ¿No serán esas causas para que 38 periodistas se reúnan a protestar, a pedir un cambio de giro?  Pero me parece que estamos enredados en una pequeña cuestión y que estamos gastando las energías en lo que debiera ser una mejor causa. Pero presidente, esta es su casa, adelante con lo que usted quiera decir.

AUV. Doctor Fernando, primero, registrar con tristeza el nuevo caso de asesinato de soldados. La verdad es que el Gobierno creó las condiciones, porque le permitió a las Farc asesinar soldados durante el proceso de diálogos en la seguridad de que todo terminaría con un indulto, y así fue. 

¿Entonces ahora qué dicen estos otros grupos? Que ellos tienen -como el ELN- que ellos tienen asegurado un indulto por anticipado, entonces que están autorizados para matar soldados, que nada les va a pasar, porque al final como nada les pueden dar menos que a las Farc, todo se les perdonará.

Segundo. Hombre, sí. La verdad es que me conmovió mucho lo que acabo de oír. ¿Cuándo se refirieron esos 38 periodistas al asesinato de algún periodista o ese atentado contra usted? que por milagro de Dios no lo asesinó, pero se asesinó a sus escoltas.

La verdad es que ese es un tema bastante delicado… hombre, bastante injusto, bastante injusto doctor Fernando. Y en el comunicado que saqué ayer dije, bueno, ¿y por qué escriben estos periodistas esto? Y dije, hombre, ellos condicionan la libertad de prensa, muchos de ellos a las dádivas, ahí hay unos que son contratistas del Gobierno. Por ejemplo, uno de los que firma recibió un canal de televisión, es contratista del Gobierno, ha recibido más de 4 mil millones en contratos; el otro es sobrino del Presidente de la República y han hecho, desde la revista que dirige, contratos con el Gobierno; hay una señora de esas que qué se va a quejar uno de que esa señora le tape a un colega suyo la violación de los derechos de los niños, que en este caso es violación de niños, esa señora dijo que una primera dama… se refirió en los peores términos a una primera dama extranjera.

Yo diría que hay otros que proceden ¿por qué? Porque tienen… así como hay unos que proceden atraídos por el soborno del Gobierno, hay otros que están intimidados por las amenazas del Gobierno. Y también preocupados por el encasillamiento injusto en que muchas veces los ponen cuando transmiten algo del Centro Democrático.

Y finalmente veo que prevalece el amiguismo sobre la ética, en todo momento ve uno más señalamientos de todo lo que ha escrito el señor Daniel, sobre todo lo que ha escrito el señor Daniel Samper Ospina, y se pregunta uno: ¿entonces la ética periodista es tapar lo de este señor? ¿Prevalecer el amiguismo para taparlo? Yo tendría esas explicaciones doctor Fernando.

FL. Señor presidente, en los últimos días hemos quedado conmovidos con las cifras de Simci, que son las Naciones Unidas, que indican que este país es un mar de coca, así como estamos diciendo, es un mar de coca. Y que estamos produciendo mil toneladas métricas de cocaína al año. Y que el principal problema de orden público y de orden moral y que tiene la educación y los jóvenes de Colombia son las ollas del microtráfico que se instalaron en todos los lugares del país. Y que el contrabando está matando la industria y el contrabando se nutre de los dólares provenientes de la cocaína. Y que en el país se multiplicó la extorsión; que la industria cayó; que el comercio cayó; que estamos en crisis; todo como resultado de esta explosión de la coca, coca que usted logró derrotar, usted recuerde que encontramos casi 180 mil hectáreas sembradas de coca y usted las redujo hasta 42 mil con los procedimientos conocidos por el país: ataque de las Fuerzas Militares a los campamentos donde estos hombres estaban; fumigación con glifosato, todo el que fuera necesario, si el glifosato es cancerígeno, es cancerígeno entonces  ¿para quién? para las culebras y para los micos que se encuentran en las zonas donde se siembra la coca, que no son las zonas pobladas del país, pero en fin.

¿Usted extraditó cuánta gente? Yo le puse la firma con usted a 150 extradiciones a los Estados Unidos de bandidos de estos y después mi sucesor Sabas Pretelt continuó la misma línea.

Señor presidente: ¿este no es un tema que debe congregar a todos los colombianos para decir a qué hora fue que el país quedó en manos de la coca, que somos un mar de coca, que estamos arruinados moralmente ante el mundo y que estamos arruinados económicamente?

AUV. Doctor Fernando, se había bajado la producción en toneladas de 600, 700 toneladas a 180, y ahora estamos bordeando las mil toneladas. ¿Cómo le parece? ¿Cómo le parece? Eso es una tragedia para el país. Y eso está destruyendo la economía lícita y creando un engaño. ¿Cuál engaño está creando? El engaño de hacer pensar que la economía está creciendo, porque de todas maneras ese dinero, buena parte entra en la corriente de la economía, y la hace crecer ficticiamente, mientras la hacen crecer ficticiamente acaban con la economía lícita, entonces el Gobierno dice que todo va muy bien.  

También hay una editorial en El Mundo de Medellín, yo lo publicaba esta mañana, donde aparece cómo ese crecimiento del narcotráfico ha venido acelerando la tala de la selva colombiana, tala que habíamos reducido bastante y que estamos recuperando esa selva a través del programa de Familias Guardabosques, todo esto se acabó.

Entonces uno se pregunta, mire: yo participé en el Foro de Grecia del Grupo Concordia, porque ayudé a crear ese grupo, y en uno de los paneles se estaba hablando del ingreso de los países a las metas que ha propuesto nuevamente de las Naciones Unidad del Desarrollo Sostenible, y el Embajador de Colombia en Londres, que no sé por qué lo mandaron allí, salió con todas las loas y aplausos a este Gobierno con unas cifras que no correspondían a la realidad. Yo pedí la palabra, sin referirme al Embajador y sin mencionar al Presidente de la República, dije qué estaba pasando en Colombia, y me quedé corto, porque no teníamos la cifra más actualizadas de Naciones Unidas, demuestra lo que ocurrió el año pasado, y salieron a decir que yo estaba mintiendo, que yo era un apátrida y a crear confusión, porque yo no hablé mal del pueblo colombiano, pueblo al que quiero, pueblo al que exalto.

Siempre que me preguntan: ¿a pesar de esta situación en Colombia usted invertiría en Colombia? digo: inviertan en Colombia porque el pueblo colombiano es muy importante, muy laborioso, muy valiente, sabrá corregir el rumbo. Una cosa es el mal gobierno, otra es el pueblo virtuoso de Colombia.

Entonces dijeron que yo era un apátrida que estaba hablando mal de Colombia, cuando estaba poniendo de presente la realidad de este Gobierno, no del pueblo colombiano, de este Gobierno que lleva por tan mal camino al país.

Y acaba de dar usted este nuevo informe sobre lo que ha registrado las Naciones Unidas.

FL. Señor presidente, eso es una tragedia, pero es que mire que no vienen solas. Usted dejó una industria petrolera en pura expansión. Estaba instalada la producción de un millón de barriles de petróleo por día, venían los capitales extranjeros, el país, que no es un país petrolero, este es un país con petróleo, como lo han dicho muchos analistas, tenía una situación garantizada. Vino después la bonanza petrolera, la bonanza de los precios del petróleo, que se la robaron integra, y el petróleo se acabó presidente, tenemos petróleo para cuatro años, los estudios de sísmica de este año son de cero.

Los capitales se fugaron de Colombia y vamos a tener una crisis de unas dimensiones colosales, como la crisis de la minería, las famosas consultas populares acabaron con la minería en todos los rincones del país.

Presidente, vamos para una crisis sin precedentes en la historia de Colombia. No vamos a tener con qué comer, esto no es exageración presidente. O le contamos al país la verdad y nos sublevamos contra este estado de cosas y regresamos a una Nación tranquila, a una nación laboriosa y trabajadora donde se imponga la realidad, y la realidad tecnológica, y la realidad ecológica, por encima de los discursos marxistas, que curiosamente existen en Colombia, o estamos perdidos presidente.

Este tema de la crisis minera y de la crisis petrolera se nos vino encima, esto es inatajable señor Presidente.

AUV. Doctor Fernando, cuando uno ve lo petrolero llega a esta conclusión: al país lo pueden dejar sin petróleo. ¿Y por qué lo decimos? Cuando Santos empezó el gobierno nuestro tenía certificadas reservas de petróleo por más de 2 mil 50 millones de barriles. Estábamos produciendo unos 780 mil, dejamos la perspectiva de producir un millón, él se entusiasmó tanto que dijo en Londres que iba a llegar a millón y medio de barriles, pero creyeron que eso era jugando y frenaron la… se gastaron. Mire lo que hicieron, se gastaron la bonanza, alguno de estos medios que firmó ayer dijo que la bonanza se la gastó el gobierno nuestro. ¿Cuál? Si nosotros cuando tuvimos mucha suerte, los ingresos petroleros al gobierno le representaron el 1,5 del PIB; este Gobierno llegó a tener ingresos petroleros del tres y medio del PIB, doctor Fernando, y eso lo derrocharon, se gastaron la bonanza petrolera y dejaron de explorar petróleo. ¿Cómo le parece? O sea, se emborracharon y dejaron de trabajar, se gastaron toda la platica en la parranda y dejaron de trabajar.

Y usted lo ha dicho, lo de la sísmica, veamos lo de los pozos. Este país no exploraba sino 9, 10 pozos al año; nosotros subimos eso a 130 pozos. Este Gobierno, por todo, las consultas previas, los impuestos, el gusto a las Farc, la violencia, bajó la exploración de pozos a 25 por año, el año pasado; en mayo de este año llevaban 25. Se han ido muchas firmas del país y lo que hay entre una sísmica en un campo promisorio y el periodo que se toma entre la realización de esa sísmica y empezar a producir petróleo en un campo promisorio, mínimo puede ser de cuatro años, cinco, muchas veces se va hasta 10 años.

Entonces, un Gobierno que recibió 2 mil 50 millones de barriles en reservas de petróleo, va para 2 mil 500, en un país que produce 850 mil al día, o sea que eso nos va a durar para cuatro o cinco años. Ya hay expertos que dicen que las refinerías las podemos estar llenando con petróleo extranjero en tres años, de ahí el afán del Centro Democrático en su plataforma programática de definir lo que se empezó a esbozar en el foro de Yopal: ¿Cómo producimos petróleo y al mismo tiempo salvamos el agua?¿Cómo tenemos un gobierno con el liderazgo, que no ha tenido este Gobierno, para que esté en un permanente diálogo con las comunidades, con los gobiernos locales, con los ambientalistas, con los agricultores para buscar la manera de buscar petróleo sin poner en riesgo el agua?

Y en eso tiene una incidencia las regalías, porque hay muchas regiones productoras que dicen, ah, ¿pero cómo se nos van a llevar el petróleo si nos quitaron las regalías? Entonces prefieren que no saquen el petróleo, nosotros hemos dicho que hay que devolver un porcentaje importante de regalías a las regiones productoras. Hombre con requisitos, por ejemplo, que inicialmente no puedan gastar sino en saneamiento básico, acueducto, alcantarillado, para acabar, por ejemplo, lo que ocurría en el pasado, que se gastaban buena parte de las regalías en contraticos corruptos para atender por contratos de gente que no trabajaba, las presiones de la clientela políticas. Esto es una reforma muy grande en eso y urgente, porque cuando usted le suma los indicadores económicos, y usted estaba dando ahora al inicio de la entrevista el indicador del comercio y el indicador de la industria en el mes de mayo, cuando le sume el endeudamiento del país, la caída de la inversión y el tema petrolero, esto no es un discurso para asustar, esto es una realidad que asusta.

FL. No sé si usted vio las cifras, tal vez las dimos ya, de la caída de  las licencias para Viviendas de Intereses Social. El Dane había dado una cifra de 32 por ciento de familias que no satisfacían sus necesidades básicas, es decir, que tenían hambre, una de cada tres familias colombianas. Y ahora vienen estas cifras sobre Vivienda de Interés Social. Con respeto Presidente, ¿usted vio esa cifra?

AUV. Si doctor Fernando, yo vi esas cifras, yo reviso dos veces a la semana un reporte del Fondo Latinoamericano de Reserva sobre las economías de la región, creo que ha caído en un 21 por ciento…

FL. No presidente, perdóneme que lo corrija, el 21 por ciento es la vivienda general, la vivienda de  interés social cayó en 42 por ciento. Presidente la gente pobre de Colombia se quedó sin techo, presidente, se quedó sin techo, no tiene que comer y se quedó sin techo. ¿No serán estos los problemas del país? ¿Podemos vivir en una sociedad así?

AUV. Y lo que prevalece es un discurso de reparto alrededor del tema de las Farc y no hay un discurso de producción. Mi pregunta es: ¿cómo se recupera eso si este país no recupera la confianza de inversión?

Yo si quiero decirle a los oyentes que es muy importante crear en Colombia una conciencia, que en alguna forma nosotros estábamos creando, la política social es imposible si no hay una gran política de expansión de la empresa privada. Pero cuando prevalece un discurso de reparto y a ello se le suma el derroche y la corrupción y hay total indiferencia o rabia contra la empresa privada, los países no salen adelante.

Mire la tragedia de Venezuela, donde están más pobres que en el 98, a pesar de la riqueza petrolera, porque acabaron con la empresa privada.

Entonces este tema de la vivienda, ¿cómo el país retoma un ritmo importante de construcción de vivienda social sino hay ingresos tributarios que surjan, no de tarifas expoliadoras de la producción, sino que surjan de una gran expansión productiva en Colombia? Y muchos dicen, no, es que lo que Uribe habla es de inversión extranjera, entonces dicen, entregarle país a los extranjeros. No, por favor, la inversión extranjera es muy importante, porque además trae tecnología, que muchas veces nosotros no estamos en condiciones de adquirir, pero la gran suma es la inversión local.

Miren estimados oyentes, entre los años 2002 y 2012 mientras…,  ¿qué pasó con la inversión domestica? Pasó de 20 mil millones de dólares al año a 75 mil, en el mismo periodo la extranjera paso de 2 mil a 13, 15mil, entonces ve uno la magnitud de la inversión doméstica que va desde la construcción de una gran industria, hasta la dotación de un datáfono moderno en una tienda colombiana, o la compra de un implemento moderno para mejorar la productividad de la agricultura, y  toda esa inversión ha caído. Y con esa inversión cayendo, con esa inversión desestimulada, atemorizada, es imposible resolver los problemas macroeconómicos, es imposible recuperar el ritmo de soluciones sociales como la construcción de vivienda social.

Se hizo mucha alharaca, que la construcción de las casas gratis, que hicieron algunas -y hay algunas buenas y otras muy malas-. Por ejemplo, yo he ido a  urbanizaciones donde uno ve que hacen una ramada común para 50, 70, 20 casas, ese es el  techo, entonces el día que alguien quiera subir la casita, arreglar el techo, etcétera, tiene que entenderse es con un techo común u otros problemas en los altos edificios; apartamentos pequeñísimos; una gran densificación; falta de zonas de recreación para los niños, etcétera. Allí hay problemas muy graves que también los tuvimos en el sistema anterior, que fue el que a mí me toco, que era el de los subsidios a los alcaldes, donde hubo alcaldías y gobernaciones que también se robaron la plata.

O sea que el tema hay que repensarlo muy bien, pero tiene un fundamento, doctor Fernando, todo eso con lo de la vivienda social es imposible en un país que no tenga una gran dinámica de inversión privada.

FL. Pero claro presidente, es que sin inversión no hay nada, sin inversión no hay desarrollo y la gente está contraída y la clase media está viviendo el peor momento de su historia presidente. Los bancos tienen cartera mal acumulada por más de 15 billones de pesos, y eso que mucha gente de la clase media sigue dándole vuelta a las tarjetas de crédito a ver cómo le saca el quite a los intereses moratorios. 

Presidente: ¿por qué no enfrentamos la realidad del país? Usted sabe muy bien que una banca en deterioro es el comienzo de todas las desdichas, por ahí empieza la crisis de fondo, la crisis total. Presidente, estamos en una situación complejísima y estamos perdiendo el tiempo en laderías. ¿Qué tal este problema de la aftosa Presidente? Este problema de la aftosa es de unas dimensiones colosales, ahí nos están llegando noticias de que en el sur del país ya está la aftosa. Esto es mucho más grave de lo que nadie se hubiera imaginado.

Y en el campo colombiano no hay transacciones porque con una amenaza de tres millones de hectáreas expropiadas ¿quién invierte un peso en el campo Presidente? Estamos en el peor momento de la historia de Colombia. Perdónenme, no podemos votar pólvora en gallinazos, llamemos a esos periodistas, a todos los colombianos a un programa serio de reconstrucción de una nación que se nos descompuso entre las manos. ¿No le parece que ese es el gran designio Presidente y usted es el líder para una empresa de ese tamaño?

AUV. Yo no sé el llamado a quién es doctor Fernando, lo que nosotros vamos a hacer es continuar con este diálogo con el pueblo colombiano en todo el país, esta semana reanudamos nuestros foros, el 19 de julio lo hacemos en Bogotá sobre el tema de la salud, que está en una crisis tremenda; el sábado estaremos en el suroeste de Antioquia asistiendo a un foro, que va a cumplir 35 años, de dirigentes del suroeste, y seguiremos los foros del Centro Democrático viernes y sábado en todo el país, sobre temas específicos, construyendo y sensibilizando sobre un gran programa de gobierno.

La aftosa: este país hizo un esfuerzo durante muchos años y conseguimos aquella declaración de París, que reconocía que Colombia ya era un país libre de aftosa con vacunación, quedábamos condicionados a la vacunación, pero nos declaraban país libre de aftosa. Entonces cuando se destorció el mercado de Venezuela, que llega, mucho tiempo que no teníamos más mercado que Venezuela, era un mercado de altibajos y así como un año exportábamos mucho, nos quedábamos muchos años sin exportar, etcétera, y también hubo años, que no se puede olvidar, en los que se importó mucho.

Gracias a ese esfuerzo contra la aftosa y que al país lo declararan libre de aftosa condicionado a mantener la vacunación, pues se abrieron muchos mercados y se están perdiendo, y esto tiene un tema. El tema de la aftosa debería tener un solo responsable, aquí era Fedegán y eso iba bien, la Federación de Ganaderos, y simplemente porque al Gobierno no le gusta el doctor Lafaurie, lo que ha dicho el doctor Lafaurie sobre la situación del campo colombiano y del tema con las Farc, le quitaron desde la Presidencia de la República el manejo de la vacunación del Fondo Nacional del Ganado y Carne a Fedegán. Entonces hoy tienen eso una responsabilidad diluida en una gran cantidad de comités departamentales.¡Por favor! Eso anarquiza la vacunación.

Si hay una urgencia en este país en ese tema, es regresarle el manejo de la vacunación a Fedegán a través del manejo del Fondo Nacional del Ganado y Carne, porque con Fedegán hay un solo responsable. Sea el problema en el sur del país o en Yacopí o en los Llanos Orientales. Con Fedegán hay un solo responsable, ahora lo que hay es una ilusión de la responsabilidad, doctor Fernando. Y qué daño a 500 mil ganaderos de Colombia.

Entonces aquí está el kilo a 1,40 de dólar y tiende a bajar en los Estados Unidos a más de 3 dólares. En Centroamérica hay países que, porque tienen esa capacidad exportadora, de 2 dólares y medio y entonces aquí, ¿a qué nos van a llevar? A que siga cayendo el hato ganadero, pero para este Gobierno los ganaderos son simplemente paramilitares, narcotraficantes y hay total indolencia del Presidente de la República con este tema. Ojalá le devuelvan cuanto antes el manejo del Fondo Nacional de Ganado y Carne a Fedegán.

FL. Presidente, usted mencionó el tema de la deforestación del país, que es un tema de unas dimensiones colosales, a ese se le junta el de la minería ilegal, nos dejaron sin ríos, nos están dejando sin bosques. Presidente, hay que recuperar el país, usted es campesino por definición, usted lleva el campo… en todas partes usted anda con su mulera o con su ruana al hombro, usted lleva el campo colombiano en su corazón, el campo colombiano, desde el punto de vista del PIB no es el que más produce, el campo colombiano es soberanía alimentaria, el campo colombiano es la paz, es el futuro, es el paisaje y es la gran oportunidad para el crecimiento económico en un mundo que empieza a sentir hambre, presidente.

¿Dónde hay tierra para sembrar? En Colombia, sin tumbar un árbol, al contrario, sembrando muchos. Presidente: ¿esto no es una inmensa campaña para el futuro?

AUV. Lo es doctor Fernando y a uno le da mucha tristeza. Mire ¿qué hicimos nosotros? Primero, adoloridos porque Colombia tenía apenas 114 mil hectáreas de bosque comercial, mientras Chile, con unas tierras menos aptas, con un crecimiento mucho más lento de los maderables, tenía 3 millones; nosotros introdujimos los estímulos tributarios, dejamos el país con más de 300 mil hectáreas, eso lo han frenado, eso lo han frenado; y teníamos el programa Familias Guardabosques para protección del bosque. Eso lo acabaron totalmente doctor Fernando.

Y un tema de política agropecuaria. Mire, demonizaron, satanizaron la ley Agro Ingreso Seguro. En mi vida he conocido –y tengo 65 años-  dos buenas leyes para el campo: la del presidente Pastrana Borrero, que era la Ley 5 del 72; y la Ley de Agro Ingreso Seguro del gobierno nuestro que favoreció a 380 mil productores del campo, infortunadamente hubo seis casos de corrupción, no imputables al Ministro ni a los funcionarios, que se estaban corrigiendo, pero demonizaron la ley.

¿Sabe qué problema le veo yo hoy? Este Gobierno ha tenido mucho más presupuesto  que el que nosotros tuvimos, pero es que el presupuesto del campo no se puede llevar exclusivamente a través de alcaldes, de gobernadores. Yo creo que… si a mí me preguntaran un enfoque para apoyar el campo colombiano: apoyar directamente a los productores, por supuesto, privilegiando a los pequeños productores, a los medianos, pero apoyarlos directamente, que de las instituciones del Estado como Finagro salga un apoyo directo a los productores.

Entonces, muchos hablan, bueno, pero además del apoyo de los productores se necesita mejorar la oferta pública en el campo, la infraestructura en el campo. Definan eso y háganlo transparentemente y bien planificado, si se quiere a través de alcaldes y gobernadores, pero lo que no se puede hacer es pensar que los apoyos a los productores tienen que ir a través de la politiquería.

Doctor Fernando, inmensamente agradecido con usted, con La Hora de la Verdad, seguimos en el tema de la construcción del programa del Centro Democrático que tiene que llegar a un programa único, a un candidato único y a un candidato de coalición.

Y muchas gracias doctor Fernando y buen día.

Siguenos en twitter

En Tendencia