Connect with us

Boyaca

En Garagoa esperan las cenizas de familia boyacense que murió en accidente de La Línea

Published

on

A la espera de la entrega de los cadáveres de los tres garagoenses que fallecieron en el trágico accidente en el túnel de La Línea, se encuentran los familiares en Ibagué, donde permanecen desde la noche del martes.

BOYACA7DIAS

“Tan pronto los entreguen, serán trasladados a Bogotá, donde tras una ceremonia eucarística los cremarán, para luego trasladar sus cenizas a Garagoa, donde se adelantará la eucaristía de honras fúnebres con cenizas”, explicó uno de los familiares de la familia.

De esta manera se dará el último adiós a Carlos Vargas Cubides, de 60 años y su hijo Sebastián Vargas Esteban, de 31 años, al igual que a la compañera de este último,Alejandra Soler, quienes perecieron en el accidente que se registró la tarde del martes en uno de los quince vehículos que fueron embestidos por un tractocamión que supuestamente perdió los frenos en el túnel Los Venados.

Los cuatro regresaban de Cali de visitar a la familia de Martha Esteban, esposa de Carlos y madre de Sebastián y quien se recupera en un centro médico de Ibagué, trassalvarse de milagro, si se tiene en cuenta la gravedad del accidente en el que el vehículo en el que se movilizaban quedó totalmente destrozado, tras ser embestidos por una tractomula que cargaba llantas, lubricantes, aceite y agua para frenos, que salió Yumbo, Valle del Cauca, y se dirigía a Barranquilla.

Habían viajado a pasar el fin de año con la familia de la señora Martha, quien tiene 51 años de vida, pues desde hacía dos años a causa de la pandemia no habían vuelto por el departamento del Valle. Compartieron, se divirtieron, hicieron planes y se despidieron, sin saber que ese sería el último adiós, pues el martes madrugaron con rumbo a Bogotá, sin poder llegar a su destino.

Sebastián, de 31 años, era uno de los dos hijos de Carlos y Martha, era arquitecto y se venía desempeñando como ingeniero residente en la construcción del auditorio de la casa de la cultura de su natal Garagoa, municipio donde además vivía junto a su compañera sentimental Alejandra Soler.

Carlos Vargas Cubides era un respetado geólogo de la Universidad Nacional, tenía 60 años, trabajó en Ingeominasy luego se independizó, hacía estudios de suelos y estudios de minería de carbón y de piedra. Pertenecía a una numerosa y muy conocida familia de músicos tradicionales en Garagoa, los Vargas Cubides.

 

Siguenos en twitter

En Tendencia