Connect with us

Generales

Cubanas refugiadas en Colombia sufren calvario y lanzan S.O.S (Exclusivo)

Published

on

“Espero que el pueblo colombiano se pueda apiadar de nosotros; no solo le pido por mi sino por esta cantidad de cubanos que estamos aquí y que nos encontramos en una situación desesperada”.

Screen-Shot-2016-05-25-at-8.32.03-AM

La clamorosa petición la realiza al filo del desespero la cubana, Mayerlis Hernández, una enferma de cáncer linfático que está en uno de los peores sitios en los que se pueda tratar esa gravísima enfermedad: un albergue de refugiados en Turbo, una población del norte de Colombia que se levanta a orilla del Mar Caribe en la zona de Urabá.

Y es que hasta esa población de 65 mil habitantes han llegado en los últimos días, en un flujo lento pero constante, más de 200 inmigrantes antillanos que buscan cruzar la frontera colombo-panameña para proseguir su rumbo por Centro América y alcanzar su más anhelado y caro sueño: pisar Estados Unidos.

Screen-Shot-2016-05-25-at-8.31.27-AM

“Que nos ayuden a llegar a Estados Unidos, yo quiero que mis hijos nazcan en el país de la libertad”, suplica otra cubana, Kelly Álvarez Torres, que al igual que Mayerlis permanece a la buena de Dios y sin rumbo fijo, entre otras razones, por la decisión del Presidente de la República de Cuba, Juan Carlos Varela, que decidió cerrar la frontera binacional a cal y canto para que los inmigrantes ilegales no llegara al territorio del istmo.

Las informaciones indican que la mayoría de quienes permanecen allí son familias enteras: abuelos, padres, niños que venden todas sus pertenencias para llegar a Estados Unidos porque saben que en Cuba no tienen oportunidades para progresar y que los beneficios de la nueva relación con Estados Unidos tardarán muchos años en llegar a la población.

Desde octubre de 2014 comenzaron a salir en avión hacia Ecuador, país que no les exigía visa. Entraban a Colombia, desde Tulcán, atravesando el río Carchi hasta Ipiales. Ahí comenzaban su tortuosa relación con los coyotes: travesías a pie, a caballo, en bus, en camiones cargados también con mercancías, frutas o verduras, evadiendo retenes y controles para llegar a Pasto, Cali, Medellín y de ahí Turbo para llegar por el Darién a Panamá.

Desde octubre de 2014 comenzaron a salir en avión hacia Ecuador, país que no les exigía visa. Entraban a Colombia, desde Tulcán, atravesando el río Carchi hasta Ipiales. Ahí comenzaban su tortuosa relación con los coyotes: travesías a pie, a caballo, en bus, en camiones cargados también con mercancías, frutas o verduras, evadiendo retenes y controles para llegar a Pasto, Cali, Medellín y de ahí Turbo para llegar por el Darién a Panamá.

“Debido a todo el trascurso de tanto tiempo, todo lo que hemos pasado, lo que hemos recorrido, noches sin dormir, sin comer, sin bañarnos, ha sido duro para mi porque ya salí embarazada y es fuerte el recorrido, es muy largo, yo solo quiero ponerme bien y que por favor continuar adonde yo quiero llegar”, dijo Aylé, una cubana embarazada que permanece en el sitio.

“Donde quieres que nazca tu hijo? “En Estados Unidos para que tenga un futuro mejor, para que sea libre en el mundo, lo que nosotros nunca hemos podido tener en Cuba”, dice la mujer que como los demás cubanos mandan un S.O.S. al mundo para que los dejen seguir y alcanzar su propio y común sueño, el sueño americano.

Continue Reading

Siguenos en twitter

En Tendencia