17 de junio de 2024 - 12:07 AM
Home Chivas Channel Comienza el carnaval de Barranquilla, una fiesta de música, color y sabor
Chivas ChannelEntretenimientoNoticias de Colombia

Comienza el carnaval de Barranquilla, una fiesta de música, color y sabor

[Foto: Karen Sánchez, VOA]

Barranquilla respira carnaval. Desde que se pisa suelo de esta ciudad colombiana en la costa del Caribe, todo es música, color y sabor. No hay paredes sin decorar con algún toque pintoresco, no hay esquina sin música y no hay persona que se cruce en la calle con una sonrisa en el rostro o un toque colorido en su cabello o vestimenta.

Al caminar por la ciudad se ven llamativas fachadas de viviendas y hoteles, decorados con vinilos, telas, pinturas, máscaras de personajes característicos de las fiestas, como el Rey Momo, las marimondas, el Congo, los morisqueteros y muchos más.

Barranquilla respira carnaval. Desde que se pisa suelo de esta ciudad colombiana en la costa del Caribe, todo es música, color y sabor. No hay paredes sin decorar con algún toque pintoresco, no hay esquina sin música y no hay persona que se cruce en la calle con una sonrisa en el rostro o un toque colorido en su cabello o vestimenta.

Al caminar por la ciudad se ven llamativas fachadas de viviendas y hoteles, decorados con vinilos, telas, pinturas, máscaras de personajes característicos de las fiestas, como el Rey Momo, las marimondas, el Congo, los morisqueteros y muchos más.

“Es una ciudad completa viviendo un carnaval. Esto quiere decir que, al lugar donde vayas a dormir, te alojes, bien sea una casa de una familia o un hotel de una cadena internacional destacada, va a tener el ambiente, el sabor, los sonidos, el calor del carnaval. Esto hace tan diferente al Carnaval de Barranquilla al resto de carnavales del mundo”, afirmó Sandra Gómez Carvajal, gerente del Carnaval, a la Voz de América.

La ciudad, literalmente, se paraliza. El barranquillero se rinde a los pies de la festividad. Los bancos cierran, los niños y adultos se disfrazan, las calles se bloquean, los hoteles -donde incluso los menús tienen nombre de danzas y personajes carnavaleros- están a tope y los vendedores ambulantes aprovechan para hacer la mayor venta del año.

Es el caso de Alexandra Coronado, quien le dijo a la VOA que su emprendimiento de venta de licor le «ha ido muy bien», y que «las ventas se han movido mucho».

«Los carnavales ayudan mucho a la economía de la ciudad», agregó.

Se trata de una de las fiestas más importantes de Colombia y no solo por su gran despliegue, pues en toda la ciudad casi las 24 horas del día hay eventos culturales, fiestas, exposiciones y algarabía, sino porque fue declarada por la UNESCO como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad desde hace 20 años. El Congreso colombiano reconoció el Carnaval en 2001 como Patrimonio Cultural de la Nación.

Esta ciudad, definitivamente, hace honor a su lema «quien lo vive es quien lo goza». Como dice la barranquillera Luz Barraza, «el carnaval para los barranquilleros es cultura, la fiesta más importante del mundo. Aquí se vive nuestra cultura. La Costa Caribe se caracteriza por la alegría, por la fantasía, por el baile, por la diversión».

También cuenta que en las casa se reúnen con la familia y amigos, preparan platos autóctonos, toman licor. «La gente es muy cálida, es muy amorosa y aquí lo único que van a encontrar es amor y diversión».

Barranquilleros y visitantes andan en grupos en su combo carnavalero, que generalmente se caracteriza porque portan una camisa con el mismo motivo o estampado. Las mujeres, además, portan grandes aretes de colores llamativos, neones, con figuras alusivas a los personajes del evento o con los colores de la bandera de Barranquilla, o pelucas y flores de colores.

Patricia Duarte se vistió igual con su familia y amigos. «Desde el miércoles que llegamos, todo es fiesta, es alegría, es color, es vida. Es algo que nunca había vivido y el solo hecho de estar acá, da alegría. Es una ciudad completamente acogedora, chévere».

La fiesta se pude disfrutar sin restricción. Algunos compran palcos para ver cómodamente desde las tarimas las carrozas y grupos artísticos. Otros deciden acomodarse en escalinatas improvisadas o sillas más económicas. Pero el barranquillero, en realidad, monta fiesta en cada esquina.

También visitan turistas, como la estadounidense Mckenzie Imhoff , quien llegó hasta Barranquilla a disfrutar de los carnavales, pues le habían comentado que «es la avería de Colombia’’.

En varios puntos de la ciudad hay conciertos, orquestas, letanías, juegos o fiestas caseras donde son bienvenidos todos los que pasan por el lugar.

Es común ver grupos musicales de millo, un ritmo típico costeño de música tradicional folclórica, deleitando a los turistas.

Los infaltables parlantes recuerdan la música típica del carnaval, como las puyas, la cumbia, o canciones propias del lugar que hacen alusión a la fiesta, como ‘Viva el Carnaval’, ‘La Guacherna’, ‘La puya loca’, entre otras, además de canciones de artistas colombianos como Joe Arroyo y ‘Checo Acosta’.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: FacebookTwitter e Instagram la Voz de América.

 

Written by
Redacción Chivas

Periodista, Director de www.laschivasdelllano.com y www.laschivasdecolombia.com

Leave a comment

Deja una respuesta