Agresión de Policía a una mujer y un militar

KIENYKE.COM / BOGOTÁ

Una pareja, una mujer y un militar del Ejército, denunciaron un abuso de fuerza por parte de la Policía de Bogotá. El ejército pidió que se investigue el hecho para determinar si fue un procedimiento legítimo o una agresión por parte de los uniformados.

Todo sucedió sobre la calle 167, al norte de Bogotá, cuando Paola Montaña se disponía a cruzar la avenida para comprar una pechuga de pollo para la comida de su hijo. En ese momento una moto que iba a alta velocidad la chocó y la tiró al piso. Según contó la agredida a KienyKe.com, el motociclista pretendió huir pero la comunidad lo detuvo.

“Yo llamé a mi esposo que acababa de salir de la casa, él se devolvió y cuando llegó se dio cuenta de lo que pasaba”, afirmó Montaña, quien contó que el motociclista empezó a insultarla, remedarla y gritarla, por eso el esposo empezó a pedirle que no la insultara.

En medio de ese hecho llegó la Policía y en confusos hechos, los agentes decidieron detener al esposo de Paola. “El Policía la emprende contra mi esposo y le dice que se lo va a llevar, él le dice que le permita identificarse como mayor del Ejército, pero en ese momento el policía sacó la macana y le empezó a pegar en el estómago”, contó Montaña.

Como el militar opuso resistencia a ser llevado por la Policía, el uniformado decidió llamar refuerzos y en ese momento llegaron otros patrulleros para atender la situación. Uno de ellos, más calmado, pidió que dialogaran, por eso ingresaron a un Tostao que se encuentra sobre la calle 167 pero ahí empeoró la situación.

“Yo le decía al policía que por qué se iban a llevar a mi esposo, entonces el tipo me cogió, me tomó por el cuello, me pasó la mano por los senos y me empezó a ahorcar”, afirma la mujer agredida. Esa situación quedó registrada en videos que fueron difundidos después por redes sociales.

En ese momento las personas que atestiguaron el hecho empezaron a gritarle al uniformado para que soltara a la mujer. Según contó Montaña, el mismo policía la soltó y cogió a su esposo del cuello con fuerza. “Hizo convulsionar a mi esposo, él quedó diez o quince segundos inconsciente”, afirmó.

Según el testimonio, pidieron que llamaran una ambulancia pero nunca llegó asistencia médica. Así mismo aseguró que el militar nunca había presentado episodios de convulsión y por eso consideraron que el exceso de fuerza había sido grave.

“Le quitó las esposas y ahí llegó la capitán, escuchó a las dos partes y procedió a pedir la conciliación y si no firmábamos, teníamos que asumir unos comparendos. Nos condujeron al CAI de San José de Bavaria, para hacer las mediaciones, pero nos opusimos a la conciliación porque eso no quitaba las agresiones de las que habíamos sido víctimas”, afirmó Montaña a este medio.

Según contó, salieron del CAI con comparendos por agresión y obstrucción al procedimiento policial. Al otro día se dirigieron a la Fiscalía para interponer la denuncia y Medicina Legal evaluó la calidad de las agresiones dándoles incapacidad a cada uno.

Según el dictamen, ambos tenían agresiones y contusiones en el cuello y la cara, mientras que Paola presentaba laceraciones en varias partes del cuerpo. Por esa razón autorizaron una incapacidad de seis días para el militar y 10 para la mujer, más un examen posterior al término de la incapacidad.

“Al día siguiente fuimos al lugar de los hechos para verificar si podíamos obtener videos de la agresión. El muchacho del Tostao nos dijo que la Policía les dijo que no podían entregar ninguna copia de los videos y al señor de un parqueadero cercano le dejaron una hoja diciéndole que no podía dar ninguna copia de los videos si no la pedía un fiscal”, afirmó Montaña.

Según afirmó el coronel John Jairo Urrea, comandante de la Estación de Policía de Suba, en declaraciones a Caracol Televisión, el militar llegó a la mediación de la Policía con el motociclista y “sin mediar palabra agredió al masculino que estaba en este altercado”, agregó que “la unidad de policía solicitó apoyo con el ánimo de calmar a las personas, de mediar en este caso de riña y se presenta una agresión hacia el personal del CAI”.

Sin embargo, según la mujer agredida “en ningún momento les pegamos o lanzamos algo, en ningún momento se les dijo nada para que hubieran actuado de esa forma”, afirmó.

Por su parte, la Policía aseguró que abrió una investigación interna para evaluar el supuesto abuso de autoridad, así como el Ejército, por su parte, emitió un comunicado para pedir investigaciones y sanciones a las que haya lugar por la agresión a un cabo de la institución militar.

 

 

Comentarios de Facebook