Connect with us

Chivas del Dia

Se encareció la vida: inflación es la más alta en 21 años

Published

on

Las prendas de vestir, los alimentos y los bienes para el hogar fueron las divisiones de gasto que más incidieron en el costo de vida para los colombianos en abril y, según Juan Daniel Oviedo, director del Dane, el incremento anual en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) para el cuarto mes fue de 9,23%, un registro que sigue muy por encima de la meta más alta del Banco de la República (4%) y presiona el poder adquisitivo de los ciudadanos.

Este dato, según Oviedo, sitúa al país en las condiciones económicas de julio del 2000, mes en el que el IPC alcanzó un aumento de 9,29%, lo que quiere que la inflación para abril de 2022 fue la más elevada de los últimos 21 años. De acuerdo con la entidad estadística, los comestibles siguen siendo el rubro que más sube en el acumulado anual, con un incremento del 26,17% (ver gráfico).

Desde el área de Investigaciones Económicas de Bancolombia habían señalado que, en el caso de los víveres, factores como el precio del dólar, el mayor costo de los insumos para la producción y los cierres intermitentes de vías serían los causantes de la escalada en los precios.

Los más caros

El arroz fue el componente de la canasta básica que más contribuyó al aumento de los comestibles en abril. Esto, según Oviedo, debido a una menor oferta “porque la cosecha del segundo semestre de 2021 —la que nos estamos comiendo este año— fue más reducida y tuvo que asumir costos más altos de fertilizantes”.

Así mismo, hubo fuerte incidencia de la leche, cuyos productores, conforme con lo explicado por el director, también enfrentaron mayores precios en los insumos, además las lluvias afectaron las actividades de ordeño.

El top cinco de los más costosos lo complementaron la carne de res, el huevo y la cebolla, “lo cual, de forma intuitiva, nos lleva a que los corrientazos que almuerzan las personas por fuera de casa aumentan sus precios y por eso tenemos ese efecto colateral de la comida por fuera del hogar”, señaló el funcionario.

¿Y en Medellín?

En la capital antioqueña, la inflación mensual de abril fue de 1,07%, lo que la ubica como la segunda ciudad con menos aumento de precios, y con un dato anual de 9,05%, por debajo del promedio nacional.

El costo de vida en la ciudad tuvo un ajuste puesto que en marzo había registrado el incremento más pronunciado del país. En aquella ocasión, el valor de los servicios públicos domiciliarios (1,38%), especialmente acueducto, explicó la carestía que sintieron los paisas en el tercer mes del año.

Para esta medición, la variación en la mencionada división de gasto fue de 0,39%, la quinta más baja entre las 13 ciudades capitales observadas por el Dane.

Las divisiones de gasto que más empujaron el IPC en la ciudad, tal como en el promedio nacional, fueron las prendas de vestir (2,78%), alimentos (2,69%) y bienes y servicios para el hogar (1,49%).

A juicio de Raúl Ávila, docente de Economía de la Universidad Nacional, la inflación en Colombia sigue desbordada y hay varios aspectos que continúan incentivando el alto precio que pagan las familias para cubrir las necesidades más básicas.

“Primero, la tasa de cambio está súper valorada porque todavía hay escasez de productos por causa de la crisis de los contenedores y hay problemas con la inestabilidad política”, anotó el profesor.

En línea con ello, resaltó que “la presión que se está viendo por la escasez de materias primas está dificultando el acceso a bienes nacionales”.

¿Se normalizarán los precios?

Pese a que varios analistas habían considerado que marzo podría ser el techo de la inflación, desde la óptica de Ávila, “muy probablemente este primer semestre se va a seguir viendo muy alta y lo que vamos a esperar es que empiece a aflojar hacia el cuarto trimestre del año”.

“Esto puede empeorar mucho más dependiendo del resultado electoral, que lo sabremos dentro de un mes. Posiblemente llegaremos a una inflación en el rango meta del Banco de la República (3%) en el primer trimestre de 2023”, agregó.

Con este panorama, los analistas económicos apuntan a que el banco central seguirá con su ciclo de aumentos en las tasas de interés, que en la más reciente reunión de la Junta Directiva fue fijada en 6%, con el objetivo de amortizar la subida generalizada de precios en el país, medida que por lo visto no ha sido suficiente .

Fuente; El Colombiano

Continue Reading
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Siguenos en twitter

En Tendencia