Connect with us

salud

Pruebe y saboree los alimentos que embellecen

Publicado

on

Comer nos proporciona energía, placer y saciedad, pero también el aporte nutritivo de algunos alimentos contribuye a la belleza exterior al luchar contra el paso de los años.

Los factores ambientales condicionan la mayor parte de nuestra vida y de ellos, uno imprescindible, la alimentación. Las propiedades antioxidantes de algunos alimentos pueden ayudar a retrasar el proceso de envejecimiento de nuestras células. Entre los nutrientes con mayor capacidad para ralentizar el proceso de oxidación celular destacan los betacarotenos (ricos en vitamina A), las vitaminas C y E y el selenio.

La doctora Elena Escudero, especialista en Medicina Interna en el Hospital Infanta Sofía de Madrid y máster en Nutrición Clínica, recomienda consumir alimentos ricos en antioxidantes que ayudan a mejorar la vitalidad de la piel y combaten los signos de fatiga. Estos son las frutas y verduras, el aceite de oliva, los frutos secos, los cereales y pescados azules.

Uno de los alimentos estrella contra el envejecimiento es el brócoli ya que, además de ser anticancerígeno, es una buena fuente de minerales -potasio, magnesio y hierro-, no tiene apenas grasa y sí propiedades antioxidantes, además de tener un efecto desintoxicante sobre el hígado.

Hay alimentos que nos preparan la piel para la exposición al sol como las zanahorias, los tomates, el mango, la calabaza y las verduras de hoja verde en general. Pero eso sí, siempre hay que exponerse con protección solar.

Aunque hay teorías que explican que existen alimentos como los pescados azules, ricos en grasas, que palían los estragos del sol, la doctora Escudero explica que la radiación es “acumulativa a lo largo de la vida y no se puede contrarrestar una vez recibida, por eso insistimos tanto en prevención como la fórmula más válida”.

Menos calorías

La nutricionista también alude a otro factor, menos estudiado en humanos y más en animales, en relación al envejecimiento y la longevidad y es la restricción calórica. “La población de Okinawa, en Japón, cuenta con el porcentaje de centenarios mayor de todo el mundo y se ha comprobado que estas personas toman un 40% menos de calorías totales recomendadas. Esto nos lleva a pensar que, simplemente, eliminando aquellos de alto contenido energético, tan frecuentes en la dieta de los países occidentales, sería suficiente para conseguir este objetivo”.

En este sentido, la experta hace tres recomendaciones básicas: dieta adecuada que permita mantener el peso en un rango saludable para ralentizar el envejecimiento celular; consumir alimentos ricos en antioxidantes y repartir al menos la comida en tres veces al día, aunque también se recomienda en cuatro o cinco.

No debemos cansarnos en insistir en que se debe comer para trabajar, no para dormir. Es decir, hacer un buen desayuno completo (proteínas, glúcidos y grasas), una comida media y una cena ligera”, apunta la doctora Elena Escudero.

Aunque la doctora considera que el término gastrocosmética (los alimentos que ayudan a embellecer) es “incierto”, reconoce que la belleza “tiene un claro componente de salud y está ligada a una dieta variada, equilibrada… Es posible que desde el punto de vista comercial el término se refiera esencialmente a suplementos vitamínicos y minerales que por otra parte en una dieta de las características dichas y en un país con la variedad de alimentos que tenemos no suelen ser necesarios”.

Precisa, sin embargo, que es posible que “en una sociedad como la nuestra, donde la imagen es tan importante, hablar en términos de belleza y bienestar puede ser una forma de mentalizar a la población de que debe tener un buen estilo de vida (dieta, ejercicio regular, vida social y familiar satisfactoria etc). Cuando se es joven y la enfermedad y la muerte se ven lejos, el mensaje de llevar una vida sana es más difícil de hacer llegar”.

 

EFE

Comentar
Sigue leyendo

Chivas del Dia

Fabio Roa, el llanero que fue sometido a una cirugía novedosa y de alto riesgo para salvar su corazón

Publicado

on

La insuficiencia cardiaca ya no se interpondrá por delante de los proyectos que espera cumplir Fabio Roa, llanero de 36 años y afiliado a Medimás EPS. Desde el 27 de noviembre del año anterior, late en su pecho un corazón sano, como si nunca hubiese sufrido alteraciones de gravedad, gracias a la intervención exitosa que fue realizada por el equipo de especialistas de la Fundación Cardioinfantil, en Bogotá.

Fabio, psicólogo que reside en la ciudad de Villavicencio, padecía complicaciones en una de las válvulas de su corazón, afectación que comprometía los ventrículos derecho e izquierdo e impedía el adecuado flujo sanguíneo, provocando que el órgano se esforzara mucho más en su funcionamiento, “si no recibía la cirugía oportunamente, corría el riesgo de que el algún momento tuviera alguna falla cardiaca que pusiera en riesgo mi vida”, asegura el paciente.

En el país, han sido muy pocas las intervenciones quirúrgicas que se han llevado a cabo para reconstruir y/o reparar algún defecto interventricular, además representa una cirugía de alto riesgo en la que cualquier detalle, por mínimo que sea, complica la vida del paciente. Para el caso de Fabio, Medimás EPS garantizó su operación en la Fundación Cardioinfantil, una de las instituciones líderes en Colombia, y en latinoamérica, para ofrecer servicios de este tipo, de muy alta complejidad.

“El resultado fue muy positivo porque, casi dos meses después de la intervención, el usuario se ha recuperado rápidamente, permitiéndole retomar sus actividades sin la limitante de tener un corazón afectado. Desde la EPS aseguramos todo lo que Boletín de prensa implicó este proceso, es decir, los exámenes y apoyo diagnóstico previo a la cirugía, la intervención quirúrgica y los gastos médicos necesarios para la misma, la internación y los controles posteriores”, explicó Adriana Saldarriaga, Gerente de Medimás EPS para la regional Llanos.

Tras la realización del procedimiento, el usuario permaneció cuatro días en la UCI, finalmente fue dado de alta luego de pasar unos días más en piso, “era muy probable que algo saliera mal durante la cirugía, los especialistas fueron muy claros; sin embargo, agradezco a los médicos y a la EPS por darme la oportunidad de tener un nuevo corazón”, añadió Roa, uno de los pocos colombianos y, seguramente, el primer llanero en someterse a una cirugía de esta complejidad.

La operación es un éxito, que no solo le salva la vida a una persona, sino que posiciona a Colombia como un país líder en cirugía cardiaca y en el tratamiento de enfermedades del corazón, la primera causa de mortalidad a nivel global y responsables, de acuerdo con la OMS, de 17 millones de muertes al año, es decir, el 31 % del total de fallecimientos en el mundo.

En Colombia, según datos del DANE, de las 242 mil muertes registradas en el 2019, un poco más de 55 mil corresponden a patologías cardiovasculares, de las cuales 38 mil son provocadas por isquemia coronaria y 1.546 por aneurisma aórtico, es decir, la afectación que padecía el corazón de Fabio, “por eso celebramos que nuestro usuario tenga una mejor calidad de vida y la confianza que podrá estar al lado de los suyos muchos años más”, concluyó Saldarriaga, gerente de Medimás.

La regional Llanos se destacó, en el 2020, por autorizar intervenciones de alto costo con logros significativos como la reparación interventricular mencionada o la reconstrucción total del aparato digestivo de un usuario que sufrió un accidente. Precisamente, durante el año anterior, Medimás reconoció por la prestación de los servicios de salud, para los usuarios afiliados en la regional Llanos, cerca de $78 mil millones, con el compromiso de continuar asegurando atención humanizada, confiable y eficiente en el 2021.

Comentar
Sigue leyendo

Chivas del Dia

Así quedan los pulmones luego de sufrir de coronavirus

Publicado

on

Doctora estadounidense que ha tomado miles de radiografías desde inicio de la pandemia dice que esos órganos quedan mucho peor que los de fumadores.

Todavía son muchas las personas que dudan de la realidad del coronavirus. Por eso en redes sociales hay variados posteos que califican a la pandemia como un invento, una confabulación, un negocio, un fakenews o una medida de control.

Así, nos hacen recordar las tramas de la afamada serie de los noventa «Archivos Secretos X», donde todo era cuestionado y se buscaban dobles intenciones.

Pero los médicos y científicos, y no hablar de los enfermos, no dudan de la enfermedad que asusta a todo el mundo desde hace un año, y que de acuerdo al recuento de este domingo 17 de enero de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos registra 94.759.287 casos y 2.026.617 muertos en el planeta.

Para ejemplificar lo grave que en verdad es el covid-19, la doctora estadounidense Brittany Bankhead-Kendall, publicó radiografías de los pulmones de personas que superaron el coronavirus, y que aparecen mucho más dañados que los de fumadores.

Ella agregó que se observan daños severos en el 100% de las personas que tuvieron síntomas de coronavirus, y entre el 70 y el 80% de los asintomáticos.

«No sé quién necesita escuchar esto, pero los pulmones después del covid-19 se ven peor que cualquier tipo de pulmón de fumador terrible que hayamos visto. Y colapsan. Y se coagulan. Y la dificultad para respirar persiste», dijo la especialista, quien ha tomado miles de placas de enfermos desde el inicio de la emergencoa sanitaria y dio una entrevista a CBS, cadena que se valió de sus expresiones para mostrar de izquierda a derecha pulmones sanos, los de un fumador y los de alguien que tuvo coronavirus.

Fuente, Publimetro

Comentar
Sigue leyendo

Chivas del Dia

El increíble manual de la distancia social para vencer la peste… hace 440 años

Publicado

on

La Muerte Negra fue la peste más famosa de la historia. Se estima que durante su pico, entre 1347 y 1351, murieron alrededor de 70 millones de personas en Europa y Asia.

Y si bien nunca se volvió a experimentar una ola tan devastadora como esta, hubo brotes en distintas partes de Europa a lo largo de los siglos siguientes.

Visto desde 2021, con la humanidad aún en medio de la pandemia de COVID-19, es inevitable detenerse en lo sucedido en la isla de Cerdeña entre 1581 y 1582.

Es que fue allí, hace 440 años y siglos antes de la aparición de la medicina moderna, que un médico llamado Quinto Tiberio Angelerio empezó a recomendar medidas para detener una enfermedad altamente contagiosa que hoy son un lugar común, pero que hasta ese momento eran inéditas.

Pasarían algunos años hasta que Angelerio escribiera un manual llamado Ectypa Pestilentis Status Algheriae Sardiniae donde detalló las 57 medidas que tomó para detener la expansión de la peste.

Entre las más notorias, se destacan la recomendación de mantener una distancia de dos metros con la gente, evitar el contacto de las manos y enviar una sola persona por hogar para hacer compras y mandados.

«Es sorprendente encontrar este médico con este nivel de conocimiento en esta ciudad más bien pequeña», afirmó en una entrevista con la BBC Ole Benedictow, Profesor Emérito de Historia en la Universidad de Oslo, quien escribió un paper académico sobre este tema.

«Sería más lógico que esto se viera en las ciudades comerciales más grandes, como Pisa o Florencia. Pero este médico estaba adelantado a los tiempos. Es algo realmente impresionante», completó.

El marinero de Marsella

Los registros históricos apuntan a que fue un marinero procedente de Marsella quien desencadenó el brote de la peste de 1582 en la ciudad italiana de Alguer, situada en la isla de Cerdeña.

Al parecer sólo logró sobrevivir algunos días en Alguer, ya que la enfermedad estaba demasiado avanzada. Sin embargo, ese tiempo fue suficiente para que la epidemia que arrasaría con la ciudad comenzara a esparcirse.

A lo largo de los casi 8 meses que duró el brote, se estima que murió el 60% de la población.

Hubo tumbas colectivas por todas partes, algunas de las cuales siguen descubriéndose hasta el día de hoy. En 2008, una investigación desenterró los restos de más de 200 víctimas de la plaga en el patio de lo que había sabido ser la Escuela Jesuita en el barrio de San Michele-Lo Quarter.

Al final, la solución llegó de la mano de Quinto Tiberio Angelerio, que era un hombre de clase alta que había estudiado medicina en otra parte, ya que en esa época, Alguer no tenía facultad de medicina.

Había estado en contacto con la plaga durante un paso por Sicilia en 1575, y en cuanto vio los cuerpos de las primeras víctimas, supo exactamente a lo que se enfrentaba.

Su primera recomendación fue cuarentenar a los pacientes, pero encontró resistencia por todas partes. Las autoridades municipales no se decidían a apoyarlo y sus opositores aseguraban que sus predicciones apocalípticas eran infundadas.

Desesperado, Angelerio recurrió al virrey y le rogó que impusiera un cordón sanitario alrededor de la ciudad que impidiera que la gente saliera de ella. Al principio, la población se enardeció y quiso linchar al médico.

Pero a medida que las muertes empezaban a acumularse, el ánimo cambió y dejaron que el médico se encargara de la planificación sanitaria para enfrentar el brote de peste.

Restricciones y resistencia

Las primera medida recomendada por Angelerio fue la de no abandonar el hogar. También prohibió las reuniones, las fiestas y los bailes, y dictaminó que solo una persona por hogar podía salir a hacer las compras.

Otra recomendación fue la de mantener una cierta distancia con los demás cuando se salía al espacio público.

Según una traducción del manual escrito por Angelerio hecho por el equipo de Benedictow, «la gente debía llevar consigo un bastón de alrededor de 2 metros de largo para así asegurarse de mantener esta distancia con los demás».

Esta es tal vez la innovación más sorprendente propuesta por Angelerio. En una investigación hecha por la BBC sobre el trabajo del médico, consultó a numerosos historiadores y expertos en salud pública.

Ninguno había visto registros de que esto hubiera sucedido en algún lugar otro antes de que Angelerio lo recomendara.

Hay que recordar que todo esto ocurrió previo a la aparición de la ciencia moderna. En esa época, se creía que las enfermedades ocurrían debido al «aire de mala calidad», y el vinagre era un antiséptico más usado.

Los tratamientos recomendados para la plaga iban desde lo escatológico, como bañarse en la orina de uno mismo, hasta lo bizarro: en algunos casos se alentaba frotarse contra un pollo como una forma de «expulsar» el veneno.

También hay que notar que esto ocurrió en los albores del Renacimiento, una época pródiga en avances de todo tipo para la humanidad. Además de las obras artísticas de Miguel Ángel y Rafael, Leonardo da Vinci dibujó planos teóricos para un posible helicóptero y Nicolás Copérnico descubrió que era la Tierra la que giraba alrededor del Sol, y no al revés.

Fue también alrededor de estos años que empezó a ganar terreno la idea de que la gente podía enfermarse luego de tocar algo que antes había sido tocado por alguien enfermo.

«Hay una conexión entre el Renacimiento y la habilidad de la gente en el siglo XVI para entender más sobre cómo se propagaban las enfermedades», explicó Benedictow a la BBC. «Angelerio entendió que se propagaban por contacto«, completó.

Un ejemplo fue su recomendación de que las casas había que desinfectarlas, ventilarlas y «regarlas». Explicó que cualquier objeto que no sea particularmente valioso debe ser quemado, mientras que los muebles caros pueden ser lavados, expuestos al viento o desinfectados en un horno.

Cuarentenas tempranas

Italia fue uno de los países pioneros en el uso de la cuarentena como medida sanitaria para luchar contra la plaga. El primer hospital de la plaga, que eran conocidos como lazarettos, se estableció en Venecia en 1423.

En el manual de Angelerio, estos hospitales ocupan un lugar significativo. En su descripción, aparecen como establecimientos altamente eficientes y bien manejados: los pobres eran atendidos de forma gratuita, los enfermos que no podían moverse por su cuenta eran trasladados y se aseguraba la alimentación para los bebés que quedaban huérfanos mediante una provisión de lecha de cabra.

El brote de 1581 en Alguer duró ocho meses. Una vez concluida, pasarían 60 años hasta que la ciudad volviera a experimentar una plaga. El médico a cargo de la respuesta sanitaria en 1652 recurrió al manual escrito por Angelerio y siguió las instrucciones al pie de la letra.

Redacción Clarín, con información de BBC News

Fuente, Clarín

Comentar
Sigue leyendo

Siguenos en twitter

En Tendencia