ColombiaGeneralesNacionalNoticias

Prisca, la perrita que murió por salvar soldados de campo minado

COLOMBIAN

NORTE DE SANTANDER 

Su nombre era Prisca, la heroína que salvó a una tropa de morir en medio de un campo minado.

Se trata de una perra de raza labrador dorada que iba con su tropa a uno de los campos minados del Eln en Norte de Santander. Allí días atrás este grupo ilegal activó explosivos en el Caño Limón-Coveñas ocasionando un gran derrame de crudo.

Esto produjo una contaminación en el río Catatumbo y en la quebrada La Llana. Posteriormente, este grupo puso minas antipersona para evitar que se reparara el desastre ambiental.

Murió perrita del Ejército por mina antipersonal

Adiós a "Prisca", la perrita que murió por una mina antipersonal en la zona del atentado contra el oleoducto Caño Limón Coveñas noticiasrcn.com

Posted by Noticias RCN on Saturday, 16 February 2019

Los soldados decidieron visitar el lugar para conocer el estado en el que se encontraba, pero habían revisado someramente la existencia de metales en el suelo. Segundos antes de pisar el campo, Prisca fue a inspeccionar e inmediatamente se activaron los explosivos.

Sus compañeros, en medio de la confusión, no actuaron tan rápido. Finalmente, fue trasladada en un helicóptero hasta Cúcuta y a pesar del esfuerzo de los veterinarios, en las horas de la madrugada del viernes falleció.

Los soldados la recuerdan como una heroína, y afirman que no ha sido la primera vez que salva sus vidas.

“Tuve muchos recuerdos bonitos con ella, nunca la olvidaré”, dijo Jeferson Chia, cuidador y guía de Prisca.

Tenía dos años y hace ocho meses acompañaba al batallón. Su compañía era importante para ellos y ahora que no está su partida les ha dolido.

Este fin de semana, se realizó un homenaje para honrar la vida de la canina y su cuerpo fue sepultado en la Trigésima Brigada en la capital del Norte de Santander.

Etiquetas

Wilson Duran Duran

Periodista, Director de www.laschivasdelllano.com y www.laschivasdecolombia.com

Publicaciones relacionadas

Cerrar