25 de mayo de 2024 - 11:30 AM
Home Chivas del Dia Presidente de El Salvador ordenó dañar tumbas de pandilleros ante oleada de violencia
Chivas del DiaDestacadasInternacional

Presidente de El Salvador ordenó dañar tumbas de pandilleros ante oleada de violencia

Queriendo borrar todo rastro de violencia sobre la faz de El Salvador, el gobierno de Nayib Bukele inició una cruzada para destruir todo lo que se relacione a las pandillas Mara Salvatrucha y Barrio 18.

Desde el martes 1 de noviembre lanzó una gigantesca operación con la que busca destruir las enormes lápidas donde han sido enterrados los integrantes de estas pandillas que, en una cruenta guerra contra el Estado y contra ellas mismas, han desangrado a este país.

Bukele manifestó que “destruir a las pandillas que estaban tan enraizadas en la sociedad salvadoreña, no es un trabajo fácil; de hecho, siempre se creyó que era imposible. Lograrlo requiere de muchas acciones simultáneas y una de ellas es destruir sus símbolos, su sentido de pertenencia, su memoria”.

El viceministro de Justicia slavadoreño, Osiris Luna, también expresó a través de su cuenta de Twitter que en ese país no hay espacio para el terrorismo y explicó que se tomó esta decisión para evitar que otros miembros activos de estas pandillas “honren la memoria de los violentos”.

“El tiempo de los terroristas llegó al fin, y por ello fueron destruidas. No más pandillas en El Salvador”, agregó.

La destrucción de los panteones, algunos de grandes dimensiones, fue hecha por reos de las diferentes cárceles que presentan conductas de buen comportamiento y están en “fase de confianza”, y fueron acompañados por las autoridades durante los operativos porgramados para destruir las tumbas de los mareros.

Hasta este viernes, el presidente Bukele y su gabinete no precisaban cuántas tumbas fueron destruidas, lo que sí aseguraron es que los restos mortales de los pandilleros quedaron sepultados.

Lo que más indignó a los familiares de los pandilleros, es que parte de la destrucción de los sepulcros se dio el 1 y 2 de noviembre, día de Todos los Santos, cuando los seres queridos acuden a los campos santos a adornar las tumbas y a pasar el día con sus muertos.

Además de la destrucción, las autoridades de El Salvador invitaron a los ciudadanos a denunciar dónde hay más panteones e incluso marcas de las pandillas para proceder a dañarlas o a borrar las pinturas en las paredes.

Fuente: El Colombiano

Leave a comment

Deja una respuesta