Connect with us

Chivas del Dia

Medio país no ha llegado a nueva meta de vacunación anticovid

Published

on

El esfuerzo titánico que han hecho enfermeros, funcionarios y pacientes para ejecutar el Plan Nacional de Vacunación todavía no nos alcanza para afirmar con certeza que la pandemia llegó a su fin.

La mitad de Colombia sigue sin cumplir las metas de vacunación anticovid que se trazó el Ministerio de Salud.

En otras palabras, 569 municipios del país no pueden quitarse el tapabocas en recintos cerrados debido a los rezagos en la vacunación contra el covid. Para hacerlo, según la normativa vigente, deben tener a siete de cada diez personas vacunadas con sus esquemas anticovid completos y a cuatro de cada diez con su respectiva dosis de refuerzo.

Las metas parecen difíciles de alcanzar, pues la vacunación anticovid se ha venido debilitando en las últimas semanas. El último informe mostró 330.612 dosis aplicadas, el reporte de dosis más bajo del último mes. Hace quince días se documentaron 334.951 dosis y hace tres semanas se reportaron 451.575.

Esto en parte es muestra del desmonte de los puntos de vacunación exclusivos para covid, a la disminución de la percepción del riesgo en la ciudadanía -erradamente se cree que el coronavirus ha dejado de ser un peligro- y a que una porción de la población ya está vacunada con todas las dosis que requiere según su edad y sus condiciones.

Sin embargo, hay sectores vulnerables que todavía no tienen una cobertura vacunal suficiente para mitigar nuevos brotes de coronavirus.

Hay desigualdad

En Colombia, el Plan Nacional de Vacunación contra el covid-19 les llegó menos a los más pobres, a los campesinos y a los pacientes del régimen subsidiado.

La distribución desigual, en todo caso, fue menor de lo que se esperaba. Por lo menos ese es el diagnóstico que hizo el recién nacido Observatorio Nacional de Equidad en Salud (Ones). Esa entidad, adscrita al Ministerio de Salud, lanzó un informe que explora la desigualdad en Colombia partir de los datos de vacunación anticovid en adultos mayores de 60 años.

Entre otras cosas, se demostró que la posibilidad de vacunarse en departamentos donde había más zonas rurales era más baja, en comparación a los departamentos más urbanizados.

“En Colombia la mayor parte de la población se concentra en las capitales y las cabeceras municipales, por lo que tiene sentido que la vacunación y los esfuerzos se concentren en estos sitios”, señaló Carlos Trillos, epidemiólogo y profesor de la Universidad del Rosario.

Sin embargo, según Trillos el impacto de la desigualdad entre el campo y la ciudad en materiade vacunación hubiera podido ser incluso más profundo si el Ministerio de Salud no hubiera implementado estrategias especiales para las zonas rurales.

Blanca Isabel Restrepo, coordinadora del Plan Nacional de Vacunación en Secretaría de Salud de Antioquia dijo que los vacunadores han tenido que hacer despliegues enormes a cada vereda y caserío del departamento.

Pero dijo que, en su experiencia, la confianza que tiene la población en los vacunadores es más amplia en zonas urbanas que en zonas campesinas. Según señaló, en ocasiones prefieren ser atendidos por “yerbateros, chamanes o personas que tienen conocimientos en botánica”.

También indicó que la accesibilidad que tienen algunas comunidades a los puntos de vacunación anticovid puede ser limitada. Y para los vacunadores que hacen misiones en busca de personas que están sin vacunar también es difícil.

“Por ejemplo, en el municipio de Turbo, que tiene más de 500 veredas, el desplazamiento a la zona rural se hace no solo bajo el plan de vacunación anticovid, sino con el PAI, Tiene un costo muy alto, pero se hace”, aseguró Restrepo.

Explicó también que, al menos en Antioquia, no se clasifican datos sobre vacunación desagregados por zonas urbanas y rurales, por lo cual no se puede evaluar con certeza qué tan hondas son las brechas a nivel departamental.

Además de las dificultades en el campo, el informe del Ones también encontró que no solo hay desigualdad entre zonas urbanas y rurales, sino también entre regímenes de salud.

En cobertura de vacunación con esquemas completos a mayores de 60 años, el régimen contributivo le lleva 13 puntos porcentuales al régimen subsidiado, al cual se afilia los colombianos más pobres.

Lo mismo aplica para los departamentos con mayores índices de pobreza multidimentsional –lo que implica que su población tiene menos acceso a educación, salud y servicios básicos como agua potable–.

Alistan paquete de normas

Para vacunar a las comunidades que viven en la ruralidad dispersa, Trillos dijo que la inmunización “se puede reforzar con jornadas de vacunación los días de reunión de la población, como los días de mercado y en los eventos locales, como fiestas y ferias”.

Pese a que el Ministerio de Salud había indicado que todas las IPS del país debían tener disponibilidad de vacunas, esto no se llevó a la práctica totalmente y algunos ciudadanos han manifestado trabas para acceder a sus dosis anticovid.

En vista de la situación, el Gobierno está alistando un paquete de medidas para garantizar el acceso oportuno a la vacunación anticovid.

“Y saldrá una resolución que es fundamental para la reserva estratégica de vacunas, toda vez que la perdida de vacunas si bien en Colombia es baja, se debe garantizar que el biológico esté disponible para el usuario a la hora en la que acuda por su vacunación a una IPS”, explicó Bermont

Fuente: El Colombiano

Continue Reading
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Siguenos en twitter

En Tendencia