Connect with us

Entretenimiento

Mascotas de brujas y animales de mal augurio: ¿cuál es la ciencia detrás de los gatos negros?

Published

on

Este año tendremos una noche de Halloween atípica. No serán necesarios zombies, vampiros ni brujas para asustarnos, con eso se basta y se sobra el coronavirus. Tampoco será una noche para salir de fiesta, pues en España nos encontramos en pleno toque de queda. Incluso si no lo estuviéramos sería poco responsable reunirse en aglomeraciones, dadas las circunstancias. Pero eso no impide que podamos disfrazarnos en casa, hornear galletas con forma de fantasma o decorar las paredes con esqueletos, calabazas y gatos negros.

O, ¿por qué no? También podemos aprender la ciencia detrás de algunos de esos personajes. El caso de los gatos negros es curioso. Los pobres cargan con una injusta mala fama creada por supersticiosos. Ya en el siglo XVII comenzaron a asociarse a la hechicería. Inicialmente eso se vinculaba a los buenos augurios, pero la caza de brujas iniciada en numerosos puntos de Europa y Estados Unidos cambió radicalmente esta concepción, relacionándolos con la mala suerte.

Existen 46 razas de gatos. Sin embargo, solo se han documentado casos de pelo negro en 11 de ellas.

A día de hoy, siguen cargando con esta fama, aunque muchas veces más por tradición que por convicción. La mayoría de gente no les teme y muchos disfrutan de su compañía como mascotas, pero sí que siguen incluyéndolos en sus decoraciones terroríficas de Halloween. Ahora bien, ¿qué ocurre con el lado más científico de estos felinos? ¿Por qué son negros? Y, más interesante aún, ¿para qué? La genética tiene la respuesta.

Genética de los gatos negros

El melanismo es la razón de la existencia de las panteras negras

Se trata de un fenómeno, conocido como melanismo, que se caracteriza por un exceso de melanina. Se da también en otros felinos, como los leopardos o los jaguares. De hecho, el término “pantera negra” no hace referencia a una especie, como muchas persona piensan, sino precisamente a la variante melanística de estos animales. Todos ellos pertenecen al género Panthera, que también engloba a otros animales aparentemente diferentes, como el león (Panthera leo). Por lo tanto, panteras hay muchas, desde el león hasta el tigre (Panthera tigris), pasando por el leopardo de las nieves (Panthera uncia), el leopardo (Panthera pardus) y el jaguar (Panthera onca). Pero solo estos dos últimos pueden ser panteras negras.

En cuanto al gato doméstico (Felis silvestris catus), no pertenece al género Panthera, pero también puede mostrar melanismo.

Las ventajas de ser un ‘bicho raro’

Según un estudio publicado en 2003 en Cell, los gatos negros muestran este color en su pelaje con motivo de una mutación que, en paralelo con los seres humanos, puede aportar ciertas ventajas.

Si esa puerta de entrada al virus se modifica, el individuo en cuestión puede volverse resistente a él. Esto se ha estudiado para el VIH, pero podría estar relacionado también con otras enfermedades. Por eso, los autores del estudio de Cell apuntaron a que podría ser una razón para la selección evolutiva, tanto de los gatos negros como de las panteras del mismo color.Los cambios se dan en un gen llamado MC1R, que pertenece a a misma familia de genes que CCR5, conocido por su papel como receptor para la entrada del VIH. De hecho, una mutación concreta en este, la CCR5 Delta 32, era precisamente la que portaba el donante de médula que propició la curación del famoso paciente de Berlín.

Aunque esta idea sigue presente a día de hoy, aún se encuentra en investigación, por lo que la única teoría segura sobre la razón por la que estos animales han podido mostrar ventajas sobre el resto sería su capacidad para camuflarse. De hecho, se ha observado que las panteras negras son más frecuentes en selvas con mucha vegetación de tonalidades oscuras.

¿Dónde hay más gatos negros?

Otro dato curioso sobre gatos negros es que, al igual que las panteras, no se distribuyen por igual en todo el globo. Se ve claramente en un artículo publicado en Scientific American en 1977, en el que Neil B. Todd desgranaba los resultaos de sus estudios sobre la distribución de estos felinos por el mundo.

 

Concretamente, señalaba la existencia de una mayor cantidad de gatos negros en Gran Bretaña, la costa oeste de África, las costas de España y Francia y los valles del Ródano y el Sena, ubicados también en territorio galo.

El gen mutado en los gatos negros es de la misma familia que otro asociado a la entrada del VIH a las células

Esto sugiere que debieron ser distribuidos por mercaderes griegos y fenicios, mucho antes de adquirir su injusta fama para supersticiosos. Al contrario, hay muy pocos de estos felinos en Italia, cosa que cuadra con el hecho de que no estén presentes en el arte del antiguo Imperio romano.

En definitiva, son mucho más comunes en unos sitios que en otros, pero en todas partes se les teme por haber sido considerados como “bichos raros”. El calvario de ser diferente; que, al menos en su caso, también puede ir acompañado de un regalo en forma de resistencia a virus.

Chivas Channel

Joven mamá sin brazos es ejemplo de vida en Colombia: “que la vida nunca te vea derrotada”

Published

on

Nada detiene a Diana Carolina Gutiérrez Acuña, a quien su físico no le ha impedido convertirse en una gran madre y una exitosa conferencista e influenciadora.

(más…)

Continue Reading

Arauca

Se consolidan incentivos económicos para conservar ecosistemas estratégicos de la Orinoquía

Published

on

El proyecto CO2Bio busca conservar las sabanas inundables de la Orinoquía Colombiana, un ecosistema estratégico para el país, apalancado en la implementación de incentivos económicos por captura de carbono y el involucramiento comunitario. (más…)

Continue Reading

Economía

Así se prueban los juguetes para garantizar confianza y seguridad

Published

on

Los productos de juguetería están regulados alrededor del mundo por estándares de seguridad que se actualizan de manera constante. Hoy en día, el público consumidor exige que los juguetes sean de alta calidad y seguros para la niñez. Esto implica que el diseño y los materiales utilizados en el proceso de producción no causen efectos perjudiciales o lesiones.

Según SGS, multinacional líder en inspección, verificación, ensayos y certificación a nivel mundial, “en los últimos años, los productos para niños han representado una porción importante de notificaciones de retirada del mercado”. En consecuencia, las autoridades de la Unión Europea, Estados Unidos, Australia, Brasil, Canadá, China, Rusia, Japón, Colombia entre otros, han desarrollado sus propias regulaciones y estándares para los juguetes.

El paso a paso para la aprobación segura del juguete

El procedimiento para llevar a cabo el testeo de juguetes se desarrolla de manera rigurosa con el fin de que las empresas cumplan con las regulaciones y normas planteadas en todo el mundo.

SGS cuenta con una red global de laboratorios que se especializan en determinar la seguridad de los juguetes. Igualmente, estos lugares son reconocidos a nivel internacional por las principales asociaciones del sector y organismos de acreditación, siendo un referente mundial en la calidad de las diferentes técnicas de validación.

En el proceso de testeo se realiza prueba de tensión, prueba de caída, prueba de torque, prueba de compresión y prueba de metales pesados. Además se analiza la peligrosidad del producto con estrictas inspecciones de control de calidad.

Inicialmente, los expertos en juguetes rompen uno para determinar qué componentes deben probarse de acuerdo a los requisitos reglamentarios. Todos los materiales que conforman el juguete deben testearse con una muestra. Para ello, cada uno es removido y cortado en trozos pequeños preparados para la prueba.

Posterior a esto, a todas las muestras se le agrega un componente que transforma el elemento de sólido a líquido. Luego de filtrar la solución, el ejemplar queda listo para el análisis en el espectrómetro ICP-Mass.

Las muestras son ingresadas al ICP-Mass donde se encuentran con una llama de plasma y viajan al espectrómetro de masas para identificar la presencia de elementos como Plomo y Cadmio. El equipo de expertos de SGS analizan los datos arrojados para detectar si existe presencia de alguna sustancia regulada. Luego de esto proceden a revisar el resultado de la prueba en relación con los requisitos y por consiguiente reportan sus conclusiones.

Cabe aclarar que los límites reglamentarios existen para garantizar que el juguete sea seguro y libre de químicos que puedan perjudicar el futuro y bienestar del consumidor.

Por otro lado, SGS ofrece a fabricantes, distribuidores e importadores soluciones integrales de Garantía de Calidad a medida para todas las necesidades del juguete. Además, asegura la entrada del producto en el mercado y minimiza el riesgo de una costosa retirada del juguete.

FUENTE RED MEDIOS DIGITAL./ Foto Freepik

Continue Reading

Siguenos en twitter

En Tendencia