Connect with us

Generales

Las 7 plagas de Yopal

Published

on

La grave situación por la que atraviesa la capital del Casanare.

En pleno siglo XXI, el denominado siglo de las tecnologías, del desarrollo y la innovación en el mundo, parece no haber llegado a tierras casanareñas, y eso que se han tenido cerca 10 billones de pesos para invertir en dicho desarrollo, ello se desprende a raíz a una de las peores crisis por la que atraviesa Yopal en su historia, solo comparado con el relato bíblico de las 7 plagas de Egipto.

Empezamos por la plaga del agua potable en la ciudad, la cual ya lleva 3 años y 2 meses, sin que se vislumbre una solución a corto plazo, ni el gobierno local y mucho menos el gobierno nacional han logrado sacarnos de la crisis, claro está que el aporte del gobierno nacional comprende dos aspectos, uno que fue obligado mediante una acción cautelar enmarcada al tenor de una acción popular, y dos a exigir que ellos sean los ejecutores del proyecto, es decir solo quieren el contrato; mientras que alrededor de 180.000 yopaleños siguen padeciendo las penurias de no contar con el preciado líquido.

La segunda plaga tiene que ver con la crisis del gas natural para uso domiciliario, industrial y vehicular, ello debido a una emergencia acaecida sobre la tubería que se encuentra en el lecho del río Cravo Sur, la cual colapso y dejó sin el servicio a alrededor de 180.000 yopaleños por unos días, que parecen interminables, dicha crisis desnudó la falta de un plan B por parte de las empresas que prestan dicho servicio, es decir no hay capacidad de reacción y los usuarios están avocados a padecer por espacio de varios días, ello debido a que para la solución se debe acudir a terceros ya que Cusianagas debe gestionar ante Coinco, la gobernación y Perenco para solucionar la crisis; es decir, aplica lo de la canción de Celia Cruz “Songo le dio a Borondongo, Borondongo le dio a Bernabé, Bernabé le pegó a Muchilanga le echó a Burundanga”.

La tercera plaga tiene que ver con la inseguridad, ya da miedo salir sólo al centro de la ciudad, ya que los raponazos están a la orden del día, los fleteos se han vuelto rutinarios y humillantes, los robos a casas y apartamentos van en aumento, el microtráfico de estupefacientes está inundando la ciudad y para rematar se declaró paro armado por cuenta de un grupo guerrillero, medida que afecta la movilidad en el departamento y ante la cual las medidas de las autoridades son recomendaciones de autocontrol y colaboración con los organismos de policía y militares, mientras que estos últimos reciben la instrucción desde el comando general de las fuerzas armadas de escoltar a los carrotanques que transportan petróleo por las carreteras del Casanare, mientras que a los demás acudan al autocontrol, que decepción.

Yopal, una ciudad con muchas plagas

Yopal, una ciudad con muchas plagas

La cuarta plaga, está relacionada con el mal servicio de energía, si se presenta un amago de tormenta con viento se empieza a caer el servicio, son reiterativos los cortes súbitos con los consabidos daños a electrodomésticos sin que nadie responda, los bajonazos de energía, los cuales interrumpen el normal desarrollo de labores tanto domésticas como industriales y empresariales, las excusas van desde lo obsoleto del sistema hasta las pérdidas económicas de la empresa que viene de tiempos atrás, entonces ¿ A dónde van a parar los recursos que pagan los usuarios por el servicio?, seguramente a la burocracia.

La quinta plaga, el pésimo aeropuerto que tiene la ciudad, es la vergüenza de la Aerócivil, que desde hace tres años están anunciando la remodelación del mismo, y lo único que hemos observado es la construcción de una pista para el carreteo de los aviones, mientras que la sala de espera es un tormento, las zonas sociales están invadidas de vendedores, la cafetería es exageradamente pequeña, el sitio de entrega de equipajes es un tormento, dura menos el vuelo entre Bogotá a Yopal, que la entrega de los equipajes, no hay buenas zonas de parqueo, a pesar de contar con espacio suficiente.

La sexta plaga es el mal llamado terminal de Yopal, que en realidad es un paradero de buses grande, donde predominan los vendedores ambulantes, el desaseo, la incomodidad, el revoleo, la inseguridad y  supuestamente es llamado  la cara de la ciudad, pues que imagen tan precaria le ofrecemos a propios y extraños, en pleno apogeo del turismo y nosotros con un terminal del siglo pasado.

Finalmente la séptima plaga es la industria petrolera, ya que con su accionar han destruido sin reparar las vías construidas con nuestros propios recursos para beneficio de ellos, la contaminación al medio ambiente, la no utilización de mano de obra local en gran mayoría, el no comprar bienes y servicios en la región en gran cantidad, la poca inversión social de muchas de ellas, hacen que dicha industria este siendo mal vista en la región, con los consabidos paros, bloqueos y requerimientos por parte de los ciudadanos, ante los cuales la única respuesta es enviar el ESMAD como solución.

Lo peor de todo esto, es que estas plagas, en su mayoría, están migrando a todo el departamento de Casanare, y eso que se supone que queremos ser una región  productiva, competitiva e innovadora, pero infortunadamente parece que vamos hacia atrás y estamos en el siglo pasado.
Esperamos que las autoridades civiles y los ciudadanos nos unamos para salir de estas plagas y proyectarnos por el sendero de la modernidad, que nos catapulte a los primeros lugares del ranking de desarrollo a nivel nacional.¿Está usted dispuesto a poner de su parte?.

Fuente:  las2orillas

Autor: 

Siguenos en twitter

En Tendencia