Connect with us

Chivas Channel

Francia Márquez “prepara el terreno con gobiernos progresistas” en la región

Published

on

La vicepresidenta electa de Colombia, Francia Márquez, levanta el puño antes de una entrevista pública en el Centro Cultural Kirchner, en Buenos Aires.

Los presidentes de Argentina, Chile y Bolivia han confirmado su participación en el traspaso de mando presidencial en Colombia el 7 de agosto.

La vicepresidenta electa de Colombia, Francia Márquez, realizó una gira por América del Sur para reunirse con líderes políticos y sociales de la región, entre ellos los mandatarios de Chile y Argentina, Gabriel Boric y Alberto Fernández, así como con el vicepresidente boliviano, David Choquehuanca, y el expresidente y candidato presidencial brasileño Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva. También sostuvo reuniones con varias organizaciones y movimientos sociales.

Durante su campaña, Márquez abogó por las desigualdades, la lucha social y defensa de los más vulnerables. Algunos de estos temas fueron abordados durante su viaje que, para el analista Yann Basset, politólogo, docente y director del Grupo de Estudios de la Democracia (DEMOS) de la Universidad del Rosario, se trata de una gira que “prepara el terreno de esta agenda de estrechas relaciones con gobiernos progresistas en América Latina”, una de los componentes fuertes del gobierno entrante, de Gustavo Petro, de “mejorar las relaciones con los países vecinos de la región”.

“Es como un símbolo de la orientación de este gobierno, de la orientación progresista de este gobierno, de sus relaciones con sus movimientos sociales, no solo en Colombia, sino a nivel regional”, agregó el analista en entrevista con la Voz de América.

La agenda y los temas

«Hoy iniciamos nuestra gira por América Latina. Empezando desde Brasil, hacia Chile, Argentina y Bolivia. Queremos establecer un diálogo fraterno con líderes políticos y sociales en temas de paz, igualdad, cambio climático y justicia racial en la región», escribió Márquez en su cuenta de Twitter, al iniciar su gira.

Durante su primera escala, en Brasil, la vicepresidente electa y lideresa social se reunió a puerta cerrada con ‘Lula’ da Silva, quien manifestó, a través de Twitter que la charla abarcó a “Sudamérica y la lucha contra el hambre y el racismo en nuestros países. Le deseé buena suerte a ella y al gobierno de @petrogustavo”, según escribió en Twitter.

Márquez también se reunió con las exministras brasileñas Nilma Lino Gomes (Igualdad Racial), Eleonora Menicucci (Secretaría de Política para Mujeres) y Tereza Capello (Desarrollo Social), y con representantes del movimiento negro brasileño.

Tras su encuentro con Boric, el jueves, Márquez aseguró que el mandatario chileno ofreció a su país como sede para los diálogos de paz con el ELN.

«Saludamos con mucha alegría que hoy el presidente Boric haya manifestado no solo su disposición de acompañarnos en esa tarea del logro de la paz, sino que ofrece su casa, Chile, como sede para los diálogos de paz entre el Estado colombiano y el ELN», expresó Márquez, en un encuentro en la Universidad de Chile, tras reunirse con Boric el jueves en la Casa de la Moneda en Chile.

El viernes pasado, sostuvo un encuentro con el presidente y la vicepresidenta de Argentina. Según un comunicado emitido por la presidencia del país gaucho, “dialogaron sobre los desafíos de la región en materia ambiental y derechos de las personas afrodescendientes” y la relación bilateral entre ambos países.

“Es un gran honor haber recibido a la vicepresidenta electa de Colombia, Francia Márquez. Nuestras luchas nos hermanan: contra el racismo, la discriminación de género y el cambio climático. Su visión, junto a la de Gustavo Petro, es la que Colombia y Latinoamérica necesitan”, aseguró Fernández, en su cuenta de Twitter, tras la reunión.

En su visita a Argentina, la vicepresidenta electa hizo un llamado para abrir el debate de la legalización de las drogas a nivel global, pues según ella, esto permitiría “disminuir las violaciones a los derechos humanos”. La lucha contra el hambre, los desafíos del cambio climático y la reparación a los pueblos afrodescendientes e indígenas fueron otros de los temas a tratar.

Márquez cerró su gira en Bolivia, donde se encontró el domingo con el vicepresidente boliviano, David Choquehuanca, en La Paz. Desde allí, hizo un llamado a trabajar por la “región latinoamericana, la región del Sur, unida, en paz y con justicia social”. El lunes, estuvo con organizaciones sociales, comunidades indígenas, entre otros. También se encontró con el expresidente Evo Morales.

El papel de Francia Márquez

Para el analista político, la gira de la vicepresidenta electa no tiene relación con los temas que abordará, una vez asuma el cargo. “Esta visita tenía ese carácter mucho más simbólico, más de algo que tenga una agenda práctica bien establecida por esta ausencia de funciones claras en este momento”.

“En Colombia, el vicepresidente a bordo, no tiene mayores funciones sino de reemplazar al presidente, en caso de falta, pero tradicionalmente se ha dado al vicepresidente algunas funciones, eventualmente un ministerio”, dijo Basset a la VOA.

A propósito, el nuevo gobierno ha hablado de impulsar la creación de un Ministerio de la Igualdad, que sería liderado por la vicepresidenta para legislar a favor de las mujeres y la población afrocolombiana.

Por otro lado, la acogida de Márquez en los diferentes países y el recibimiento, por ejemplo, en Bolivia, de varias dirigentes indígenas, tendrían relación por el símbolo que ella representa como lideresa social.

Para el analista político, “ella se ha vuelto, en esta campaña, un símbolo importante, en estas tendencias nuevas en la izquierda latinoamericana, que tiene que ver con la relaciones con nuevos movimientos sociales que proponen una poco más diversidad en la izquierda del movimiento feminista, de los movimientos afrocolombianos, indígenas y demás, de reivindicaciones de los jóvenes. Y ella, de cierto modo, simboliza en Colombia todo esto y, para los gobiernos progresistas de la región, es un símbolo que va un poco en este sentido”.

La izquierda chilena, por ejemplo, también se está redefiniendo en estas instancias y un poco el recibimiento que tuvo Francia Márquez allí está relacionado con esta voluntad de renovación de la izquierda para adoptar este enfoque mucho más diverso y cercano a los movimientos sociales, dice Basset.

Lo mismo para en Brasil, que aunque se trata de una izquierda mucho más tradicional, “Lula también trata de redefinirse en este sentido”, agrega el analista.

De esta Manera, Francia concluye su último viaje como lideresa social, antes de la posesión del próximo agosto que la convertirá en la primera mujer afro vicepresidenta de Colombia.

El hecho, dice Basset, “crea cierta ambigüedad, porque el paso del mundo del activismo social al mundo político pues no es fácil es un desafío para este gobierno”.

Algunos la califican como el actual fenómeno político en Colombia. Hace 40 años, Francia Elena Márquez Mina nació en la comunidad de Yolombó, una de las zonas más golpeadas por el conflicto armado. Sus iniciativas se centran en la justicia racial, la defensa de los derechos de las mujeres, los derechos humanos y el cuidado de la vida y el territorio.

 

Continue Reading
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Siguenos en twitter

En Tendencia