Evite estomatitis vesicular en su hato: recomendaciones

Los hatos están en riesgo de estomatitis

Esta enfermedad es endémica en el país, es decir que se presenta de forma permanente.

BOGOTA

Luego del diagnóstico de 7 focos de estomatitis vesicular en el país, dos en los departamentos de Cundinamarca y Santander, y uno en Córdoba, Cauca y Boyacá, respectivamente, el ICA entrega una serie de recomendaciones para evitar la diseminación de esta enfermedad de control oficial que se presenta en el país y que no atenta contra el estatus sanitario del hato ganadero nacional.

La transmisión de la estomatitis vesicular se realiza por contacto directo, ya sea por inhalación a través de los ollares, boca, o daños en la piel, siendo fuentes directas de infección la saliva, el líquido y el epitelio de las vesículas rotas, o el virus en sí.

Si un ganadero observa signos compatibles con la enfermedad, debe reportar inmediatamente al ICA para la atención y verificación de la sospecha. Es importante resaltar que esta enfermedad tiene la misma signología de la fiebre aftosa, pero no está asociada a sus consecuencias económicas, como la restricción a la comercialización de esta producción a nivel nacional e internacional.

En caso de que se reconozcan síntomas en bovinos como fiebre, aftas, vesículas y erosiones en la cavidad oral, pezones y patas, salivación intensa y disminución de la producción o afectación en los cascos, en el caso de équidos como asnos, mulas y caballos, se recomienda implementar las siguientes medidas sanitarias:

  • Separar y aislar los animales enfermos de los sanos
  • Realizar tratamientos tópicos para evitar contaminación bacteriana
  • Facilitar la alimentación de los enfermos con pastos suaves
  • Dedicar en lo posible personal y equipo para uso exclusivo de los enfermos
  • Restringir la movilización de los enfermos y sus contactos
  • Restringir la movilización de équidos enfermos o en contacto con animales enfermos de cualquiera que sea la especie afectada
  • Realizar control de vectores hematófagos o picadores de acuerdo a su ciclo vital
  • Limpiar y desinfectar las instalaciones, equipo, y utensilios en contacto con animales enfermos
  • Ordeñar y tratar los animales enfermos después de los sanos
  • Vacunar en épocas anteriores al comienzo de la presentación de la enfermedad, teniendo en cuenta la historia de ocurrencia en las diferentes regiones.
La estomatitis vesicular afecta las especies bovina, equina, porcina, ovina, caprina y potencialmente al hombre. Es una enfermedad de origen viral, producida por un virus del cual existen los serotipos New Jersey e Indiana.

En el país la estomatitis vesicular en endémica, es decir, que se presenta de forma permanente y en la especie bovina constituye el mayor porcentaje de las enfermedades vesiculares. Justamente, para el año 2018 se presentaron un total de 238 focos en 21 departamentos, con mayor frecuencia en Santander con 40 casos, en Cesar con 36 casos; Cundinamarca y Cordoba con 17 focos cada uno, Cauca y Antioquia con 15 focos respectivamente y 15 casos en el Tolima y en Norte de Santander.

“La presencia de la estomatitis vesicular representa pérdidas económicas para los ganaderos, por eso la importancia de evitar su diseminación. No hay que encender las alarmas, comparando esta enfermedad con la fiebre aftosa, ya que son dos patologías distintas”, manifestó Deyanira Barrero León, Gerente General del ICA.

El Instituto invita a los ganaderos a que se acerquen a las oficinas locales de la Entidad e informen ante cualquier situación sanitaria en sus predios, ya que este tipo de acciones ayudan a evitar la propagación del virus y mantiene su economía.

Como autoridad sanitaria, el ICA continuará trabajando para controlar la presencia de estas enfermedades de control oficial y, de esta manera, contribuir con la competitividad del campo colombiano.

Comentários