Connect with us

Generales

Esta es la carta de los hijos de Carranza devolviendo 25.000 hectáreas

Published

on

El presidente Santos recibirá este sábado el predio ubicado en Puerto Gaitán.

Hollman Carranza, uno de los herederos del polémico y poderoso ‘zar de las esmeraldas’ Víctor Carranza Niño, decidió tomar el camino más corto para evitarse un largo pleito con el Estado.

El 13 de abril, en una breve carta enviada al subgerente de Tierras del Incoder, Carlos Ignacio Carmona, notificó que su familia estaba dispuesta a entregar por las buenas la megahacienda El Porvenir, como se lo pidió el Gobierno.

Se trata de 25.000 hectáreas ubicadas en el municipio de Puerto Gaitán (Meta), donde funciona la ganadería La Cristalina Ltda., de propiedad de la familia.

“Actuando en el marco del respeto y por la situación actual del país, con el deber de actuar conforme al principio de solidaridad social y apoyando a las autoridades legítimamente constituidas se ha tomado la decisión libre y voluntaria de entregar materialmente los predios sin promover recursos administrativos ni acciones judiciales”, dice la carta conocida por EL TIEMPO.

Este diario denunció que la hacienda fue armada de manera ilegal,acudiendo incluso a posibles suplantaciones de campesinos que aparecen vendiendo sus parcelas.

Las compras irregulares se hicieron cuando el ‘zar de las esmeraldas’ estaba vivo y en documentos aparecen como su gerente y representante legal María Blanca Carranza de Carranza, viuda del esmeraldero, y su hijo Hollman.

El pasado 19 de noviembre, los herederos distribuyeron las cuotas sociales que Carranza tenía en La Cristalina. Según una escritura pública, que registraron en la Notaría 68 de Bogotá, Juan Beetar Dow, socio del esmeraldero, se quedó con el 50 por ciento de la empresa. El resto se distribuyó entre Felipe, Luz Mery y Hollman Carranza Carranza; y entre Kímberlly, Yamile y Víctor Carranza Piñeres. Todos, según la carta, estuvieron de acuerdo en entregar el predio.

Este sábado, el presidente Juan Manuel Santos encabezará un acto de recuperación material de la hacienda, que obedeció a las decisiones judiciales impulsadas por la Superintendencia de Notariado y Registro y por el Incoder.

De inmediato se definirá si las parcelas regresan a sus dueños originales o si pasa a ser parte del banco de tierras. En todo caso, así se recupere el predio, en la Fiscalía se investigan posibles falsedades en su adquisición, por las que deberán responder abogados que intervinieron en la compra y, posiblemente, herederos del ‘zar’.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Foto portada: Jaime García CEET

Siguenos en twitter

En Tendencia