Chivas del DiaColombiaNacional

Denuncian presunto extravío de cadáver en una Clínica

Familiares de Sonia de De León Ahumada –una mujer adulta fallecida en la Clínica Murillo– denunciaron este lunes que el cadáver no se los han podido entregar porque no aparece.

Eliana Peñaranda, una de las nietas de la fallecida,  explicó que el deceso ocurrió el domingo a las 12:45 de la tarde y que cuando fue enviado a la morgue del centro médico ella se aseguró de que la bolsa donde depositaron el cuerpo estaba marcada con su cédula y nombre de manera correcta, como lo establece el protocolo.

Señaló que llamaron a la funeraria para que recogieran el cadáver en la clínica, como indicación del centro de salud, pero les dijeron que ese mismo día no podían, sino al día siguiente (lunes) en las horas de la mañana.

Peñaranda aseguró que cuando el servicio de la funeraria llegó a recoger el cuerpo –en el tiempo que habían pactado el día anterior– se encontraron con que ya no estaba el cuerpo de la señora Sonia de De León Ahumada.

“Nosotros ya nos habíamos dirigido al cementerio de la Funeraria La Paz que queda en la vía del municipio de Puerto Colombia y estábamos esperando a que llegara el cuerpo en la carroza”, dijo Eliana.

Señaló que al conocer la situación se dirigieron de inmediato a las instalaciones de la Clínica Murillo y el personal que los atendió les aseguró que el cuerpo de su abuela aún se encontraba en la morgue y que la razón por la cual no había sido entregado era porque los trabajadores de la funeraria tenían afán, no esperaron  y se fueron.

Yo llamé nuevamente a la funeraria y les dije que el cuerpo todavía estaba en la clínica. Cuando volvieron les mostré a las personas que recogen el cuerpo la foto (de la abuela), ellos entraron y dijeron que ese no era el cuerpo de mi abuela, sino que era el cuerpo de un señor”, relató Peñaranda.

Según el personal de la funeraria, el cuerpo que les iba a entregar la clínica pertenecía al de un hombre que vestía una bermuda roja. “Esas no son las características con las que mi abuela estaba vestida”, dijo la joven.

Eliana Peñaranda contó a este medio de comunicación que tuvieron información que les indicaba que ese mismo día había salido el cuerpo de otra persona fallecida, el cual ya había sido enterrado. Por lo que uno de sus familiares, en compañía del personal de la funeraria, se había dirigido hasta el cementerio para confirmar si era cierto lo que les estaban diciendo.

“Estamos a la espera de que nos confirmen si se trata del cuerpo de ella o no. Si ese no es, no sabríamos qué hacer porque entonces el cuerpo no aparece”, añadió.

Sonia de De León Ahumada –la mujer fallecida– llegó a la Clínica Murillo hace cinco días por una neumonía. Debido a la patología que presentaba, los médicos le tomaron la muestra para descartar que se tratara de la COVID-19. Sin embargo, murió antes de que se le diera el resultado.

Sobre este caso, el secretario de Salud del Distrito, Humberto Mendoza, le hizo un llamado a las funerarias y entidades prestadoras de salud a que hagan una buena práctica en el manejo de la disposición final de los cadáveres.

“El volumen (de fallecidos) y la circunstancia que trae la pandemia cambia la dinámica de la historia a una dinámica de emergencia. Hay que estar alerta de la situación al momento de hacer la identificación redundante de los cuerpos”, dijo el funcionario.

Aseguró –que de ser necesario– se haría una investigación para determinar lo ocurrido en casos como este.

Atrasos en protocolo de funeraria

A la línea Wasapea a EL HERALDO Saray Padilla Vittola, familiar de una mujer fallecida ayer –a eso de las 4:00 de la madrugada–, reportó que solo hasta después de 7:00 de la noche el servicio de funeraria fue hasta su casa a recoger el cadáver.

“Se llamó a la funeraria y son las 6:00 de la tarde y no han venido a buscar el cuerpo, ni siquiera está preparado”, dijo Saray Padilla momentos antes.

Aseguró que el personal de la funeraria les dijo que la razón de la demora obedeció a que no tenían carrozas para trasladar el cuerpo y aún tenían pendiente más cadáveres por recoger en otras zonas.

“Nos pidieron el acta de defunción y se buscó plata –regalada por los vecinos– para poder trasladarla en una carroza particular porque en carro no se podía. Después de hacer todo eso nos dijeron que eso no se podía hacer, que no se podía sacar el cuerpo así por lo que iban a agilizar el trámite”, dijo.

La mujer afirmó que el cadáver estuvo sin preparar y comenzó a descomponerse, lo que pudo ocasionar un peligro en la salud de los niños y demás personas que viven en la misma casa.

El motivo del fallecimiento de la mujer fue por un paro respiratorio, según reportan los familiares. Aseguran que no tuvo sintomatología relacionado con la COVID-19 días previos al fallecimiento.

Fuente, El Heraldo

Comentar
Etiquetas
Cerrar
Abrir chat
¿Tienes Algo que contarnos?