Connect with us

Colombia

Del Agua depende el Desarrollo Económico de Colombia

Published

on

agua-derecho

El senador Jorge Prieto, envía esta columna donde presenta su ideal del agua, como derecho fundamental.

El siglo XXI ha traído dos grandes preocupaciones que tienen en máxima alerta al mundo entero:  el cambio climático y la escasez de Agua.  Los dos problemas tienen su origen, en gran parte, en la actividad humana irresponsable, en la sed de dinero a cualquier costo sin medir consecuencias, y en general en la falta de consciencia.  Los dos están generando catástrofes que están cobrando millones de vidas, y si no se toman medidas efectivas, los resultados serán trágicamente incalculables.

El caso del Agua es especial porque, además de ser el elemento que permite la vida en nuestro planeta, es la materia prima fundamental para la actividad agropecuaria, para diferentes actividades industriales, para la generación de energía, y hasta para la minería.  Es decir, a quienes aún no se convencen o no les interesa la evidencia científica de la necesidad del Agua para garantizar la vida, quizás sí les interese saber que el desarrollo económico de Colombia depende de ella.

Comenzando por el Plan Nacional de Desarrollo vigente, que habla de la diversificación de la economía y hace  énfasis en el desarrollo rural y sostenible, pasando por la Ley Zidres, impulsada en consenso por el Centro Democrático y la Unidad Nacional, hasta la Reforma Rural Integral que hace parte central de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y las Farc, podemos afirmar que existen motivos documentados de la voluntad del Presidente de reactivar la Economía del país a partir de la actividad agropecuaria.  Pues bien, sin Agua, es decir sin una adecuada protección de las fuentes hídricas, esto es sencillamente imposible.

jorge-prietoDe hecho, según el Estudio Nacional del Agua (2014) del IDEAM, el 46,6% de la demanda de Agua en Colombia corresponde al sector Agrícola; el 21,5% corresponde al sector energético; el 8,6% lo usa la ganadería; el 8,2% lo usan los hogares; el 5,9% corresponde a la Industria; etc.  Creo que las cifras son más que contundentes para demostrar la importancia del líquido vital para la economía colombiana y de cualquier nación, sobre todo si tenemos en cuenta la ambiciosa agenda de políticas públicas que impulsarán la productividad en el campo.

Es imposible dejar de mencionar la importancia de las fuentes hídricas en dos sectores de altísima importancia para los colombianos: el sector energético y el sector de suministro de agua potable.  Del primero, debo recordar que recientemente estuvimos a punto de padecer un apagón, como el del 91, debido a la fuerte sequía que hizo desaparecer muchos afluentes que alimentan los embalses.  Del segundo, debo recalcar que el año pasado más de 200 municipios tuvieron una crisis profunda porque los ríos y quebradas de donde captan el agua para potabilizarla y llevarla a los hogares se secaron.

No quiero terminar este escrito sin antes citar a cuatro importantes compatriotas que tienen claro de qué depende el futuro económico de Colombia y el mundo.   Luis Alberto Moreno, Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, en un artículo de su autoría para “El comercio”, de Perú, y haciendo un análisis sobre ese país afirma: “… su economía funciona en base al agua. La minería y la agricultura, dos de sus principales generadoras de divisas, no existirían sin agua.”

Por su parte, el codirector del Banco de la República, Carlos Gustavo Cano, en el especial de la Revista Semana “Agua Bendita”, afirma que el agua hoy es el principal elemento determinador de las finanzas nacionales.  En el mismo artículo,  Frank Pearl, negociador del gobierno con las FARC y el ELN, junto a Omar Franco, director del IDEAM, coinciden en que el agua va a ser el  principal objeto de conflicto social del país y que la lucha por la tierra y por el Agua “vienen siendo lo mismo”.

Como ven no soy el único, ni somos los amantes del medio ambiente los únicos que entendemos la importancia del Agua.  Se trata del elemento primordial para la Vida, para la Paz y para el Desarrollo Económico. El Agua es nuestro recurso estratégico más importante, es de todos los colombianos, y es nuestro deber garantizar su protección.

Me niego a pensar que el gobierno que se la ha jugado por la construcción de una PAZ estable y duradera para proteger la vida de los colombianos y reorientar e impulsar el desarrollo económico del país, se deje nublar por la incoherencia de algunos sectores de la economía, la política –y del propio gobierno-, oponiéndose al proyecto que le dará al Agua la máxima protección Constitucional, consagrándola en nuestra carta política como derecho fundamental.

JORGE PRIETO RIVEROS

Senador de la República/ Partido Alianza Verde

Siguenos en twitter

En Tendencia