GeneralesNoticiassalud

Cómo manejar el estrés adecuadamente

MEJOR CON SALUD

Manejar el estrés puede llegar a ser muy complicado y se puede convertir en un círculo vicioso que, paradójicamente, genera más estrés.

Si bien, un cierto nivel de estrés está considerado como beneficioso para producir cargas de energía que ayudan a superar situaciones difíciles, como un examen o responsabilidades del trabajo o el hogar, si no se controla puede ser perjudicial.

Afortunadamente, existen técnicas y hábitos para controlarlo e impedir que nos paralice, nos haga reaccionar sin control o nos cause ansiedad y hasta malestares físicos.

Los problemas del estrés

El doctor Hans Selye identificó 3 etapas del estrés que definen los diferentes estados que vivimos cuando nos exponemos a situaciones de estresantes:

1. El estado de alarma.
Es la respuesta inmediata a una situación peligrosa o difícil. En ese momento se incrementa el ritmo del corazón, se liberan hormonas como el cortisol y el cuerpo recibe una carga energética de adrenalina que le ayuda a reaccionar.

2. Estado de resistencia.
Después del primer impacto de estrés, lo normal es que el cuerpo se relaje y recupere sus niveles normales. Sin embargo, si no superamos la situación que genera el estrés, el cuerpo sigue en alerta y se acostumbra a los altos niveles de presión sanguínea y hormonas.

3. Estado de exaltación.
El estrés se hace crónico y el cuerpo agota sus reservas para combatirlo. En este punto, el impacto se nota emocional y físicamente con reacciones diversas:

  • Agotamiento
  • Depresión
  • Síndrome de Burnout
  • Ansiedad
  • Sistema inmunológico debilitado
  • Afecciones gastrointestinales y cardiovasculares

¿Cómo manejar el estrés?

La Asociación Americana de Psicología considera que existen diversos tipos de estrés, y que no hay una metodología uniforme para manejarlo. Cada persona debe encontrar su propio camino. Lo único que se aplica a todos es descubrir qué causa el estrés para poder reducir su influencia.

Aquí damos algunas recomendaciones:

Sepárate temporalmente del causante del estrés.

Una vez que has identificado la situación que te causa estrés, déjala a un lado dentro de lo razonable. No se trata de evitar un problema que tienes la obligación de resolver, sino de darle un descanso tanto en tiempo de atención como en dedicación mental.

Etiquetas

Wilson Duran Duran

Periodista, Director de www.laschivasdelllano.com y www.laschivasdecolombia.com

Publicaciones relacionadas

Cerrar