Asamblea de Casanare dice que departamento «se quedó corto en vivienda»

En sesión de control político a la Oficina de Vivienda Departamental, los diputados afirmaron que Casanare se quedó corto en temas, tanto de mejoramiento como de políticas de vivienda nueva, e hicieron un llamado respetuoso a la Administración Departamental para que fortalezca y apoye esta dependencia.

Así mismo, solicitaron que se agilicen las gestiones para que se logren las metas propuestas en el Plan de Desarrollo y se implementen proyectos de este tipo, para la comunidad más necesitada.

Las principales conclusiones se enfocaron en la petición para que se revise y sea más riguroso el tema de los filtros de las personas que van a acceder a programas de vivienda y que se le dé prioridad a los sectores más vulnerables.

En el debate se extendió la inquietud para que a la comunidad que no se les ha cumplido con entrega de un techo donde vivir, se les dé la posibilidad de ser retiradas de las bases de datos, para que vuelvan aplicar a otros planes de vivienda.

“Hay que enfocarse en el tema de vivienda nueva, se reclama celeridad en este asunto porque por ejemplo, el proyecto Marisela, hasta ahora fue presentado. En Paz de Ariporo, tenemos el programa Villa Carito, que a la fecha lo están formulando y del cual solicito más flexibilidad y apoyo de la Gobernación.

«Se le debe apuntar a los mejoramientos de vivienda en sitio propio porque hay mucha comunidad que cuenta con su lote pero no tienen recursos para construir,” dijo el presidente de la Asamblea Departamental, Homero Abril.

Los diputados Felipe Becerra Vargas y José Barrera Blanco, pidieron que se tengan en cuenta soluciones para los sectores inundables del departamento. “Hay que pensar en una salida distinta a la reubicación y una opción que podría tenerse en cuenta, es la vivienda palafítica” dijo Becerra Vargas.

Se acordó realizar una mesa de trabajo con los diputados quienes se comprometieron hacer acompañamiento a propósito de las quejas expresadas ante plenaria, donde se reiteró por parte de la comunidad, incumplimiento de compromisos a colectividad de Torres del Silencio; falta de servicio de energía y construcción en zonas verdes de otras viviendas, que según residentes, no estaban contempladas desde un principio en Torres de San Marcos.

Spread the love