Chivas del DiaColombiaPolítica

Alirio Barrera ¿un presidente de pueblo?

Por Jorge Duke

Revuelo viene causando una nota periodística de El Tiempo en su plataforma digital, en la que se sugiere que el exgobernador de Casanare Alirio Barrera estaría en la baraja del uribismo de carrera a las presidenciales del 2022. Y no es descabellado ver al exmandatario en la puja, pues con él confluye la fuerza innegable de un grupo político, con el voto creyente de los cristianos, y la tendencia electoral de ‘votar por un ciudadano del común’.

Alirio Barrera se dio a conocer en tiempo récord, y se constituyó alrededor de él una fornida tromba política que, de la nada, lo ganó todo.

Ganó no solo la Gobernación de Casanare con una votación histórica en su momento,  sino también, su línea tuvo el debut político de Amanda Rocío González como una de las senadoras de mayor votación en el propio Centro Democrático, la elección del representante a la Cámara Jairo Cristancho; y hay quienes dicen que le habría dado un espaldarazo al congresista César Ortiz Zorro que también ganó. Eso sin contar que Salomón Sanabria es de la línea ‘alirista’ y se quedó con el gobierno departamental, y a la postre, siete alcaldías vieron el resurgimiento del Centro Democrático en Casanare. Todo eso con un modesto campesino a la sombra.

Es claro que el partido de Álvaro Uribe es de odios y de amores, y de cara a las presidenciales 2022, la apuesta sería por la ‘renovación’, por alguien distinto en la escena, por una persona de la que se hable bien, y es ahí donde Josué Alirio hace su entrada. De hecho, textualmente el artículo del tiempo dice que “La gran novedad entre los presidenciables del Centro Democrático corre por cuenta del que podría considerarse como el más desconocido de todos, el ex gobernador del Casanare Alirio Barrera- y continúan la teoría afirmando que -Uribe está impresionado con su gestión administrativa pero también con su capacidad de conseguir votos. Y eso a él le gusta”.

Es muy probable la opción de Alirio en la puja presidencial, de hecho se le ha visto en muchos eventos junto al presidente Iván Duque y en otros tantos con Álvaro Uribe y por invitación de ellos mismos, lo que supone que no es cualquier persona.

Existe otra verdad y es que, el potencial votante está concentrado en las regiones de mayor población, por ende, los presidentes han sido electos en un hibrido de sus enormes caudales electorales llenos de regionalismo, con una alta dosis burocrática y componendas políticas que terminan por mantener en el poder a los mismos.

Lo que se conoce en la provincia, y no solo en la de Casanare sino en muchas de Colombia, es que por allá en los llanos apareció un campesino, que sin educación fue el primer gobernador en terminar su periodo constitucional, pagó todas las deudas de su Departamento, dejó en superávit las finanzas, consolidó la educación para miles de sus paisanos y se mantuvo en el pódium de los mejores gobernadores de todo el país. Desde allí, ese nuevo conocido empezaría a aparecer en portadas y rotativas, en la radio y la televisión, Alirio Barrera pasaba de ser el caballista de su pueblo a estar en la mira de las más altas esferas de la política nacional e internacional.

Las cartas están sobre la mesa y que Alirio Barrera sea el candidato del uribismo es una realidad. Ahora, de ser así, por más polarización política que se dibuje en Casanare, sería un exabrupto que sus paisanos no apoyaran al que sería el primer presidente de elección popular en la historia, y se quedaran como recuerdo en los anaqueles que se tuvo un presidente interino de los Estados Unidos de Colombia en el período presidencial del 20 de diciembre de 1868 al 2 de enero de 1869.

Si la queja es que ‘no tiene la preparación necesaria’, hay que saber que para el cargo de presidente de la República no hay que ser profesional, aun así, Alirio ya se graduó de colegio y está preparándose para la universidad. Hay que acabar con el mito que ‘la política es solo para los doctores’, porque ese cuento solo ha servido para que se roben el presupuesto sin que entendamos cómo. Barrera demostró que para gobernar bien se necesita el sentido común: administrar lo que hay, no comprometerse con lo que no se pueda y no cogerse lo que no es de uno, eso, con un equipo de profesionales íntegros y muy capaces, es un éxito asegurado.

Toda la vida peleando porque el poder se ha concentrado en cinco familias; toda la vida criticando que el manejo se concentra en hegemonías políticas y ahora que aparece un campesino, como nosotros, que se gana la vida como nosotros, que come donde nosotros, que sus hijos estudian como los de nosotros ¿Dudaremos de nosotros?

A estas alturas, desde las regiones deberíamos ser padres de nuestro futuro gubernamental, en lugar de ser los descendientes de nuestro pasado político.

 

Etiquetas

Wilson Duran Duran

Periodista, Director de www.laschivasdelllano.com y www.laschivasdecolombia.com

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Cerrar