Uno de “Los Garbanzos”, entre los prófugos de La Picota

John Alejandro Gutiérrez Rincón, alias "Mayimbú", y Olmedo Vargas Padilla; ex integrantes de las desmovilizadas Farc.

Se les conoció por secuestrar y extorsionar en Casanare

ELESPECTADOR

Hacia las 9:00 de la noche del pasado sábado las alarmas de la estructura dos de la cárcel La Picota de Bogotá se encendieron. ¿El motivo? La fuga de unos internos del centro penitenciario. Ante la novedad se activó el plan candado al mando del teniente Fredy Hernández quien en compañía del personal disponible se dispuso a asegurar el perímetro.

El primer paso a seguir por parte de los guardias del INPEC fue “pasar revista en el sector del Cerro Sur y rondin”, como se lee en el informe entregado al coronel Germán Ricaurte Tapia, actual director de la cárcel La Picota. Cada minuto que pasaba era valioso para determinar lo que había sucedido en la cárcel, por lo que rápidamente se hizo un conteo de los internos de las estructuras 1,2 y 3 del establecimiento carcelario.

Pero la confirmación de la fuga llegó de boca del comandante de vigilancia encargado, William Ramírez, quien informó que faltaban dos internos del patio Ere Tres de Justicia y Paz. Se trataba de Jhon Alejandro Gutiérrez Rincón, alias Mayimbú (quien con uno de sus hermanos dirigió la temible banda de Los Garbanzos, a la que se le atribuyen, delitos de secuestro, homicidio y extorsión en Casanare y Arauca),  y Olmedo Vargas Padilla,desmovilizados de la guerrilla de las Farc. Ante la emergencia, los uniformados del centro carcelario informaron lo sucedido al dragoneante Rodrigo Díaz de la Policía judicial, al mayor José Alfonso Peña de la Policía Nacional, al CAI Palermo y al cuadrante del sector para iniciar con la búsqueda de los prófugos.

(En contexto: Dos excombatientes de las Farc se fugan de La Picota)

Para sorpresa de los uniformados del INPEC, al seguir inspeccionando el patio Ere Tres, encontraron al dragoneante Gilberto Manrique con “aliento alcohólico (…) además de que sus movimientos no eran coordinados”, se afirma en la carta enviada al director de la cárcel. Otro de los detalles que asombró a la guardia de la cárcel, al seguir con la inspección, fue que las rejas y mallas del pabellón de Justicia y Paz no estaban violentadas, es decir, la infraestructura de la cárcel no estaba dañada, por lo que se empezaron a tejer las primeras hipótesis en este caso.

Otra de las pistas claves en la investigación que adelantan las autoridades es que instantes previos a la fuga de los exmiembros de las Farc, exactamente a las 8:45 de la noche, el teniente Fredy Hernández junto con el dragoneante Juan Bautista preguntaron si se presentaba alguna novedad en el patio Ere Tres a Manrique, como es habitual preguntar a todos los encargados de la vigilancia de los patios. No obstante, el dragoneante Manrique aseguró a través de su radio que todo estaba en completa normalidad, hecho que quedó consignado en la minuta de Guardia Externa.

“Posteriormente ya en la oficina de policía judicial se le solicitó al dragoneante Vargas Manrique Gilberto si voluntariamente accede a realizarse la prueba de alcoholemia, a lo cual se negó”, se especifica en el escrito enviado al coronel Ricaurte. Estos hechos, sumados a que esa noche presuntamente Manrique no realizó el conteo nocturno respectivo, dan los primero indicios a las autoridades para asegurar que el guardia se encontraba en estado de embriaguez, lo cual fue aprovechado por los internos para escapar de la cárcel La Picota de Bogotá.

Mayimbú ingresó a la cárcel La Picota de Bogotá el 21 de noviembre de 2003 por los delitos de secuestro extorsivo y concierto para delinquir, por lo que fue condenado a 40 años de prisión. En julio de 2017, Gutiérrez Rincón pidió ser cobijado con los beneficios de la Ley 1820 de 2016 o la Jurisdicción Especial para la Paz, argumentando haber pertenecido a la guerrilla de las Farc.

Finalmente, Olmedo Vargas Padilla, fue capturado el 30 de noviembre del año pasado por el delito de hurto. Vargas Padilla es un desmovilizado del frente 15 de la guerrilla de las Farc, y actualmente tiene un proceso en curso en la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Bogotá.

Comentários no Facebook