El Grupo Aéreo del Casanare lleva un ‘día de sueño’ a Caño Mochuelo

La comunidad de Caño Mochuelo recibió atención de la Fuerza Aérea (GACAS)

“Yo como indígena me siento protegido con ustedes”: habitante del Resguardo

En el marco del ‘Plan Horus’, el señor Comandante del Grupo Aéreo del Casanare, Coronel Ricardo Alfonso Jaramillo y el Departamento de Acción Integral emprendieron un vuelo de aproximadamente hora y media en un helicóptero UH-60, Black Hawk, para llevar felicidad al resguardo indígena de Caño Mochuelo en el corregimiento Getsemaní I, donde la tribu Sikuani les recibió con los brazos abiertos y una notable felicidad.

La finalidad del encuentro era llevar kits escolares y regalos a esta tribu y con esto, darles un poco de alegría, sin pensar que terminaría siendo una sinergia de emociones con retroalimentación, en la que la Fuerza Aérea, a través del Grupo Aéreo del Casanare, se comprometió a seguirles ayudando.

Ana Jaira Gualdrón, profesora e integrante de la comunidad indígena, expresó que: “este ha sido un día muy agradable, como un sueño, ya que esta visita nunca habíamos logrado tenerla en este lugar y ahora con los objetivos que se proponen con nosotros, pues mucho más”.

Por su parte el Comandante de la Unidad, Coronel Ricardo Jaramillo, quien no solo asistió, sino que habló con la comunidad, los escuchó y de su mano entregó persona por persona las donaciones llevadas, se dirigió al público asistente aseverando que “vamos a ver cómo articulamos, para apoyarlos desde la Fuerza Aérea y con la ayuda de otras entidades”.

Una vez terminada la entrega de regalos, el  Coronel Jaramillo, acompañado de líderes indígenas, procedió a conocer las instalaciones de la escuela y la vivienda de mujeres, donde se enteró de las principales necesidades del resguardo.

Luis Climaco Rodríguez, Líder Indígena de la tribu Sikuani, aseguró: “Agradezco la presencia de la Fuerza Aérea, respaldando a esta comunidad indígena, yo como indígena me siento protegido con ustedes (…) además, con los incentivos que le traen a los niños, es un gran motivo para alegrarnos”.

Ver la cara de felicidad de los menores y adultos, quienes recibieron y despidieron la presencia de la Fuerza como un gran acontecimiento, es muestra del compromiso diario que tiene la Institución Aérea con las comunidades indígenas, en este país pluriétnico, donde el objetivo es llegar a los rincones más alejados de Colombia y así mismo, seguir demostrando que ‘estamos en el corazón de Caño Mochuelo y allí nos vamos a quedar’.

Comentários no Facebook