Potencial productivo de Chámeza y Recetor

Con MinTrabajo, se implementaron dos medidas de restitución establecidas en el Plan de Reparación Colectiva de estos dos municipios.

YOPAL

La Unidad para las Víctimas acompaña la implementación de las medidas de restitución que buscan fortalecer las capacidades productivas de la Asociación de Salineros de Chámeza y la Asociación de Mercados Campesinos de Recetor.

Gracias a la gestión de la Unidad para las Víctimas, los Sujetos de Reparación Colectiva de Chámeza y Recetor fueron incorporados al programa ‘Sumando Paz’ del Ministerio de Trabajo, que aportará alrededor de $400 millones.

Los recursos permitirán la recuperación organizativa y productiva de la Asociación de Productores de Sal de Chámeza (Asohacha) y la recuperación del mercado campesino con participación de las veredas de Recetor.

Carlos Arturo Pardo Alezones, director territorial para el Meta y Llanos Orientales, se refirió al trabajo realizado con estas comunidades: “Además de brindar todo el acompañamiento psicosocial, de atención y reparación a las víctimas, también apoyamos la gestión y la consecución de recursos para que las comunidades se empoderen y lideren su proceso de reconstrucción del tejido social y mejoren su calidad de vida”.

El acompañamiento está a cargo de los profesionales Ezequiel Vargas y Giselle Beltrán de la Unidad para las Víctimas en Casanare, quienes destacan la participación activa de los habitantes de Chámeza y Recetor en su proceso de reparación y la labor de las organizaciones comunitarias para empoderarse de proyectos productivos.

“El objetivo del programa es que la comunidad fortalezca sus capacidades laborales y productivas, que se empoderen de los planes de negocio que formularon en sus Planes de Reparación, ya sea a través de la empleabilidad o el autoempleo, teniendo como base los principios de cooperación y solidaridad”, resaltó Ezequiel Vargas.

Actualmente los salineros en Chámeza y los campesinos en Recetor tienen construidos los planes de negocio, han recibido acompañamiento psicosocial, han construido la caracterización socioeconómica, poblacional y territorial para implementar estrategias de mercadeo y comercialización.

Además han recibido activos productivos y financieros para adecuar los equipos industriales para las plantas salineras y en el caso de los mercados campesinos, adecuar la dotación necesaria para la venta de productos de la región y la participación en ferias campesinas, que también fue fortalecido en el año 2017 por la Unidad, con inversión de $10 millones.

Comentários