Por ‘parar oreja’, Policía retuvo a periodista

Heriberto González, periodista retenido por escuchar 'lo que no debía'

Ocurrió durante audiencia al alcalde de Paz de Ariporo.

PAZ DE ARIPORO

Heriberto González es un periodista de Paz de Ariporo, que ha levantado ampollas en todos los sectores. Ni alcaldes, ni concejales, ni la Policía se salvan de sus críticas y comentarios.

“El levanta amores y odios, y para muchos no es una perita en dulce”, dijo una habitante de Paz de Ariporo que lo conoce desde hace años.

Este miércoles 24 de octubre en la mañana, Heriberto se encontraba en las instalaciones donde funcionan juzgados y fiscalías del pueblo. Por orden del Juez que adelantaba la audiencia contra el alcalde de Paz de Ariporo, no se permitió el acceso a la prensa.

Atropello a la libertad de prensa Cuando hacia cubrimiento de la audiencia de imputación de cargos al alcalde de Paz de Ariporo por presunto delito de acceso carnal violento, la Policia retuvo este miércoles 24 de octubre al periodista Heriberto González.Policia argumenta que no se identificó a pesar de que el periodista porta sus distintivos.González cuando fue detenido se encontraba escuchando la audiencia detrás de una puerta.Atropello a la libertad de prensa.

Posted by Las Chivas del Llano Noticias de Colombia on Wednesday, October 24, 2018

Esta razón conllevó a que los pocos periodistas que se encontraban en el lugar, pasaran el tiempo tomando  tinto en una cafetería vecina y en una pequeña sala a la entrada del Juzgado.

Pasadas las 11 de la mañana, González se acercó a una puerta que da a la calle, tratando de escuchar lo que sucedía en la audiencia. Otro periodista hizo lo mismo durante un rato y regresó a la tienda.

Estas puertas que dan a la calle siempre permanecen cerradas y para la Policía, el periodista no debía estar en el andén, parando oreja tras de ellas.

Minutos más tarde se escuchó la algarabía. Había forcejeo entre González y  un grupo de policías, entre ellos el capitán al mando de la estación Paz de Ariporo.

Según González, hubo exceso de la fuerza pública. Según el comandante de la estación, el periodista cuando fue requerido no se identificó ni contestó qué hacía ‘husmeando’ en la puerta que da al recinto.

Pasado un tiempo, a pesar de que González mostró sus credenciales de periodista y de ser miembro de una ONG de derechos humanos, fue conducido a la estación, donde le notificaron de un comparendo policial.

Luego de más de una hora, González  fue dejado en libertad y regresó al Juzgado, y con el comparendo en el bolsillo.

“Creo que es una persecución contra mí y contra la libertad de prensa. La Policía me conoce.  Ellos mismos todos los días me pasan revista porque estoy amenazado y constatan mi seguridad, como para que ahora ignoren mi labor de periodista. Ellos mismos me conocen en el pueblo”, dijo González.

Lo claro es que González no estaba obstaculizando ni la sala de audiencias, ni la entrada al Juzgado, ni la vía pública. Estaba sentado en un andén, frente a una puerta sellada que nunca abren y que da a la sala de audiencias del Juzgado. Su delito o infracción, fue ‘parar oreja para saber qué sucedía en la audiencia”.

Comentários