Niegan reparación para afectados de pirámide que estafó en Casanare y Boyacá

Hayller Torres , una de las cabezas de la pirámide

Divino Niño Jesús de Praga es la misma organización que estafó a varias personas en Casanare, Boyacá y Meta

TUNJA

Fernando Joya Cruz, apoderado de las víctimas de la pirámide Niño Jesús de Praga, afirmó que pese a que el Estado recibió bienes por un valor cercano a los 18 mil millones de pesos para reparar a las víctimas de la captadora ilegal un Juzgado de Tunja negó el acuerdo de reparación porque de 6000 afectados solo se presentaron 2500, confirmó W Radio.

“2.500 víctimas que llegaron y han estado por más de 10 años presentes en este proceso judicial y luchando por recuperar su dinero, no estuvieron de acuerdo con el fallo porque la propia Fiscalía y el Ministerio Público les impugnó la primera decisión y las dejo con meras ilusiones porque revocaron el acuerdo conciliatorio, ahora tenemos la posibilidad de otro acuerdo con la Fiscalía o se continúe el proceso de incidente de reparación en el cual sólo se pueden tener en cuenta a las personas que actualmente están dentro del mismo”, explicó el jurista.

Joya Cruz dijo que, aunque respeta la decisión, no la comparte ya que en la decisión el juez indicó que para hacer efectivo el incidente de reparación debieron llegar las seis mil víctimas para que los bienes entregados voluntariamente por los condenados sean repartidos entre ese número de personas.

En consecuencia la defensa de las víctimas de la pirámide ilegal dijo que la decisión será apelada a través de Tutela ante la Corte Suprema. Se estima que las víctimas invirtieron cerca de $20.000 mil millones en la pirámide Niño Jesús de Praga.

La historia

Durante varios años el llamado clan Meneses estafó a cientos de personas con el cuento de la pirámide Niño Jesús de Praga. Pero fue en el 2008 cuando la gente olió que algo andaba mal y descubrió que los impulsores del negocio los estaban estafando, publicó el portal Las Chivas del Llano el 25 de abril de 2016.

Por esa época por lo menos seis mil personas se agolparon en la sede de Tunja para reclamar su dinero y comenzó una larga investigación de la Fiscalía.

Heyller Dohan Torres Meneses, (en la foto superior) un llanero que se hizo empresario de la noche a la mañana, luego de sacar a empujones su carrera de abogado en la Unimeta de Villavicencio, se escondía en identidades falsas como ‘Johan Torres’ o ‘Andrés Mauricio’.

Según el CTI de Boyacá Torres fue el genio de la pirámide, la cual extendió a Boyacá, Meta y Casanare. Con su pinta se ganaba la confianza de la gente humilde y les decía que invirtieran en un buen negocio que les produciría millonarios dividendos.  Para recordar Dos implicados salieron de la cárcel

Fue así que durante los primeros meses de 2008 recorrió municipios como Villavicencio, Guamal y Acacías (Meta), Tunja (Boyacá) y Yopal (Casanare), llevando su propuesta de inversión, captando de manera ilegal recursos de incautas personas de escasos recursos.

Las investigaciones determinaron que Torres y su combo se aprovecharon de la humildad de la gente para conformar su empresa criminal, que operaba muy semejante a la de David Murcia Guzmán (DMG).

Torres vivía por aquella época en arriendo con su mamá, alquilaba lavadoras y se rebuscaba el dinero para pagar su universidad.
Su picardía lo llevó a amasar una fortuna de por lo menos $30 mil millones en cinco meses y comenzó a darse gustos de rico extravagante.

Hayller Torres se jactaba de codearse con la clase política, como en este caso con el ex ministro Andrés González

Este hombre conocido en la capital del Meta como un distinguido empresario de una empresa constructora, se codeaba con las altas esferas sociales y políticas. Se casó con la artista llanera Nagzary Quevedo y se hizo apadrinar del alcalde de Villavicencio Wilmar Barbosa.

Sin embargo el lunes 25 de abril de 2016, la Fiscalía llevó a cabo el operativo y lo capturó junto a otras cuatro personas, en diferentes partes del país, y los trasladó a Tunja para presentarlos ante un juez de garantías.

Heyller Torres y su tío, el abogado Henry León Meneses, fueron capturados en Villavicencio; su sobrina Karol Johana Moreno Meneses, en Guamal; Luis Fernando Rodríguez Meneses, primo del empresario, en Yopal, y el arquitecto Javier Velasco, en Chinú (Córdoba).

El clan Meneses es investigado por los delitos de concierto para delinquir, lavado de activos, enriquecimiento ilícito y captación masiva y habitual de dineros.


La pirámide

Por estos hechos, un juez de Santa Rosa de Viterbo (Boyacá) había condenado  en 2012 a José Orlando Gil Pulido, Carmen Elisa Gil Pulido, Rolando Alfredo Guzmán Arismendy, Chalds Jerson Rodríguez Velandia, Julián David González Calderón y John Alexánder Guerrero Calderón a 13 años de prisión al ser encontrados responsables de los delitos de captación masiva y habitual de dineros, concierto para delinquir, lavado de activos y estafa agravada como delito masa (por la cantidad de afectados). La sentencia fue confirmada por el Tribunal Superior de Tunja y ahora por la Corte Suprema de Justicia.

Heyller Dohan Torres Meneses fue el cerebro de la pirámide Fundación Niño Jesús de Praga, que en 2008 venía constantemente a Yopal, con varios de sus socios. Pautaba cuñas en algunas emisoras, promocionaba su bendito negocio, citaba la gente a una oficina improvisada o a los hoteles y les “cogía” el dinero de la inversión.

Su Fundación también se conocía como Cash – Easy, Gente de Éxito o Funcrecer–, y la había registrado con domicilio en Medellín.

Por lo menos 6 mil personas cayeron en la trampa

La Fiscalía y las víctimas tienen información de que tuvo sedes en Yopal, Aguazul, Villanueva, Sabanalarga y Maní, en Casanare; Tunja y Duitama, en Boyacá; Girardot y Zipaquirá, en Cundinamarca, y Espinal, en el Tolima.Según los documentos su naturaleza era sin ánimo de lucro y perseguía fines sociales , lo que la mostraba como una entidad benefactora que recogía dineros con el propósito de ayudar a personas pobres y vulnerables, para ayudar con subsidios de vivienda a desplazados y entregas de alimentos a los habitantes de la calle.

Con el fin de no dejar rastro sobre sus actividades, los involucrados adquirieron planes de telefonía celular a nombre de terceras personas.

A los inversionistas les prometía entregarles rendimientos de hasta un 1.200 por ciento, por lo que fácilmente la gente le entregaba aportes que iban desde $50 mil hasta $ 4 millones y medio.

Después de que los aportantes en Yopal, Tunja, Villavicencio y otros municipios se dieron cuenta que el empresario no cumplía con la promesa de multiplicar el dinero, comenzaron a dudar y de la noche a la mañana el doctor Torres se esfumó, cambió de celular y muchos se olvidaron de él, hasta este lunes cuando el CTI de la Fiscalía lo atrapó en medio de los lujos que disfrutaba a costillas de miles de incautos ciudadanos.

Comentários