Manuel Amórtegui, el abuelo que se gradúa de abogado a los 80 años

El es don Manuel Amortegui, un abuelo que recibe su titulo de abogado casi a los  80 años de edad.

Manuel Amórtegui, el abuelo que se gradúa de abogado a los 80 años

Manuel Amórtegui, el abuelo que se gradúa de abogado a los 80 añosDon Manuel está feliz, por que esta noche (7 de septiembre), por fin, tras 8 años de 'quemarse las pestañas' recibe el título de abogado.La ceremonia será en el auditorio de la Cámara de Comercio de Yopal, donde Unisangil- UNAB reconocerán el esfuerzo a su perseverancia.Don Manuel, es reconocido por ser veedor de la salud y por presentar derechos de petición.Ya con la tarjeta, se dedicará a litigar y a llevar 'sus casitos' por que por la edad no puede aspirar a trabajar de nómina con el Estado, ya que a los 70 años es el retiro forzoso. Y por allá, pasó hace rato.Solamente podría ser contratista como muchos.

Posted by Las Chivas del Llano Noticias de Colombia on Friday, September 7, 2018

Don Manuel llego a Yopal cuando tenia 64 años, proveniente de un pueblo del Tolima. Lo  que más que le llamó la atención cuando piso esta  tierra  fue defender los derechos ciudadanos, conformando  varias veedurias.

Don Manuel dice que con las veedurías no s egana un peso, pero que dejan satisfacción

Por  pasársela de juzgado en juzgado, defendiendo a la gente le dio por estudiar derecho. Fue entonces cuando se matriculó en la UNAB- Unisangil de Yopal,

Desde que inicio la carrera,  le llovieron las dificultades. Unas veces por tiempo, y casi siempre por falta de recursos económicos. Razón por la que estuvo a punto de abandonar la carrera, porque si tenía para comer, no tenía para estudiar

Y él se cansó de pedir los 50 mil para rebuscarse lo de la universidad.

La carrera de derecho la hizo con varias donaciones de políticos, gerentes de empresas, y hasta le cayó la bendición de monseñor Misael Vacca Ramirez, quien fue el gestor para  que una petrolera le pagara sus estudios.

Fue entonces cuando los directivos de EQUION se comprometieron a pagarle la carrera y ‘sacarlo de abogado’

A la universidad llegó como cualquier muchacho primíparo que busca ser alguien en la vida. No se dejó achicopalar por los sardinos, que eran hasta 50 años menores que él.

Relata que varios muchachos creían que era profesor ‘cuando yo simplemente un estudiante, era  el abuelo de la universidad’

Don Manuel ya conocía una universidad. Lo hizo en 1970, cuando estudió un par de semestres de administración de  empresas. Pero de esa a esta época las cosas cambiaron muchísimo.

El, que trabajó en una empresa de informática, y después se fue a cultivar al campo, no pensó que la tecnología fuera a avanzar tanto, y que los memoriales no los tuviera que hacer en una máquina de escribir, sino en un computador.

Al menos aprendió a hacer derechos de petición y por algo lo llaman ‘el señor de los derechos de petición’.

Del inglés, ni hablar, muy poco lo entiende y quedó gringo cuando le dijeron que era obligatorio estudiarlo y aprenderlo para poderse graduar. Esa prueba la consideró ‘muy verraca y siempre insistía que para qué se la ponían a un abuelo de 80 que ni siquiera piensa irse para Australia.

Eso sí reconoce que compañeros y profesores le pegaron su ayudadita y hasta le pusieron monitor de inglés..

El ya casi abogado dice que se siente como en un trampolín a punto de lanzarse a una piscina, y que conoce la injusticia social, pues toda familia tiene algún problema, pero lo que no tiene es plata para pagar abogados y salir del problema.

“No es que vaya a trabajar gratis”, asegura entre risas.  Pero eso sí tiene claro que va a trabajar duro, al menos para seguir sobreviviendo  y pasarla bien sus últimos años

 “Yo ya no aspiro a ganarme millonadas. A esta edad uno quiere es morir en paz y estar tranquilo, no como los muchachos jóvenes que aspiran a ganarse mucha plata y subir escalera”

Hace algunos años  se le presentó la oportunidad de trabajar como abogado  en una entidad oficial, pues era un ‘chino’ muy pilo pero sin título. Y ahora con título en mano, tampoco podrá trabajar de nómina con el Estado, porque tiene más de 70 años. Clao que sí podría contratar por prestación de servicios.

Y no es para más, por eso a sus amigos y conocidos, les ha dicho que no quiere que lo llamen doctor, “porque la palabra doctor está prostituida”

Don Manuel  quiere que el día que muera, lo recuerden como un luchador de las clases sociales, pues  a esta edad solo aspira a dejar una huella profesional

Le preocupan los muchachos que estudian derecho, solamente para que les digan doctores y les recomienda que no se vayan a volver abogados comerciales. “Que todo lo hagan por la plata”

 Por eso insiste en ser un abogado social, que le ayude a la gente porque no tiene pelos en la lengua para cantarles las verdades a sus colegas ni a los jueces 

“No puedo callar, tengo ese defect”o, asegura don Manuel. 

Y así ha sido siempre, como veedor ciudadano o defensor de sus colegas, los adultos mayores.

Por eso insiste que para que le vaya bien a alguien, debe orar y leer la biblia, para estar en paz consigo mismo.

Lo aprendió después de separarse de su esposa y de tener que estudiar, trabajar, cuidar sus hijos menores y hacer los oficios de la casa. Por esta razón reconoce el valor de la mujer y cuenta que quiso volver con su exesposa, pero no se dieron las cosas. 

Y lo reconoce con todo el  corazón, pues aprendió con humildad a hacer las cosas y a vivir de acuerdo a sus posibilidades económicas. 

“Vivo pobre peor feliz”, lo dice con una inmensa alegría, mientras enseña su cama, sus escritorios, su ventilador y su cmputador.

. Ya se acostumbró a levantarse temprano para que le alcance el tiempo para todo, y por más que quiera no puede darse el gusto de dormir hasta tarde como lo hacen otros adultos mayores.

Estar ocupado en la casa, en el trabajo y en la universidad, le han permitido llegar con vitalidad a esta edad.

Ya como abogado don Manuel tiene la seguridad de que le va a llegar trabajito y por eso es agradecido

Comentários