Hija de ‘El Cholo’ expone en galerías de arte de Nueva York

Luisa Valderrama, la artista plástica hija de 'El Cholo'

HATO, la exposición que transportó la esencia del llano a La Gran Manzana

Desde el 7 de mayo el olor y los sonidos del hato llanero se cuelan por las rendijas de una galería de arte en pleno corazón de Brooklyn, una de los barrios neoyorquinos más concurridos de los Estados Unidos.

Estiércol vacuno, tierra, crines de caballos, semillas y materiales orgánicos fueron compactados y transformados en arte. Se trata de una serie de instalaciones que conforman la exposición HATO [a’.to], de Luisa Valderrama y que ha logrado despertar los sentidos de quienes visitan la Galería Steuben, en Nueva York, para transportarlos a tierras llaneras.

El olor a finca brota de unas cajas a las que se les instaló un sistema que genera calor y corriente de agua, que al contacto con la tierra y la boñiga produce un olor muy similar al de un hato llanero.

Una columna de arena se sostiene en medio de la galería.

En una esquina hay un video-instalación, con imágenes de la sabana, del ganado, con leves movimientos y sonidos que transportan a la audiencia a aquellos hatos en los que creció la artista. En otra de las paredes de la galería cuelgan un cabestro hecho de crin de caballo y algunos bloques compactos del mismo material.

En medio de la galería hay una columna de tierra oscura, que descansa en medio de dos de las vigas del salón. Llama la atención su contextura y el modo de su ubicación.

Al fondo, un video-instalación con imágenes y sonidos del llano colombiano.

“Yo cojo un material tan simple como la tierra y la vuelvo impactante, a la tierra casi no le pones atención,  pero cuando yo cojo y armó una columna y la pongo en la mitad de la galería, impacta”, cuenta la artista, egresada de la Universidad de los Andes, en Bogotá, y a pocos días de obtener una maestría en escultura en el Pratt Institute, en Nueva York..

Fieltro, papel de colgadura y moldura de cemento con semillas de pasto.

¿Pero por qué despertar esta sensación a través del arte? Sencillo. La  artista no olvida que creció en un fundo, junto a caballos y ganado, en un ambiente en el que los sonidos de la naturaleza y el folclor predominaban, en Vida Tranquila, en Pore, Casanare. Sí, Luisa Valderrama es la hija del ‘Cholo’, del cantautor de música llanera Orlando ‘Cholo’ Valderrama, ganador de un Grammy Latino para el joropo.

Cualquiera apostaría que por ser hija de ‘Cholo’ Valderrama seguiría sus pasos de cantante. El folclor no fue lo suyo, pero sí se hizo artista. Mientras su padre trabajaba el ganado o cantaba en la sabana, ella pintaba. Tenía unos nueve años cuando empezó a trazar sus primeras líneas, dibujaba la caballeriza de la finca, la naturaleza de su entorno. Sus recuerdos son vagos, pero tiene claro que sus padres descubrieron su talento y la inscribieron a clases de arte. Nunca hubo presión por la música.

Sistema por medio del cual brota el olor característico de los hatos

Años más tarde encontró en la fotografía una pasión oculta, empezó a caminar la sabana, a fotografiar, a sentir su tierra, a percibirla. Descubrió allí todos esos elementos orgánicos que hoy se han convertido en la materia prima de su arte, de sus esculturas, de sus instalaciones.

“No sé por qué cuando pequeña no apreciaba tanto esas maravillas, y estando acá, en Estados Unidos, como que todo eso me hace falta, y cuando visito a mis papás las cosas las veo con otros ojos, y todo me inspira. Hay una de mis obras que tiene un cabresto de crin (soga de trabajo de llano) y lo tejí  con mi tío, en los llanos, muy tradicional, y curiosamente nunca me había interesado en tejer, ahora sí estoy súper metida en el cuento”, confiesa la joven artista, quien asegura que en sus obras siempre está su padre.

Estos bloques fueron formados con crin de caballo cortada en pedazos que luego fueron comprmidos.

En su tesis de grado utilizó, por ejemplo, el hierro con el que su papá marcaba el ganado. Lo usaba, además, para marcar el cuero que también empleaba para darle forma a su trabajo de artista. Incluso, esa tierra que tanto ama el ‘Cholo’, esas sensaciones que lo hacen suspirar las transportó a su lado, están junto a ella, las convirtió en arte, arte hecho arte.

“Los olores, los sonidos me hacen mucha falta. Me parece que la gente está tan metida en la ciudad, como que va perdiendo esa apreciación por esos detalles. En mi exposición huele y me dicen que los transporto a otro lugar, que transmite una tranquilidad. A uno se le olvida lo más simple, como la naturaleza, y a mí me gustaría recordarle a la gente que eso es muy apreciable”, explica.

Cabestro hecho de crin y grafito sobre tela.

Eso es HATO [a’.to], es la esencia de una tierra que la vio crecer, son las sensaciones que allí despertó y que gracias al arte percibe con más fuerza, lejos de casa. Más que materiales orgánicos son sus raíces.

Otras exposiciones

La artista plástica Luisa Fernanda Valderrama Flórez también hará parte de la exposición colectiva ‘Half Way’, que será inaugura el 18 de mayo, en el edificio Pfizer, en Nueva York. Su obra también es una instalación con un sistema de agua que se riega a través de la tierra. A medida que avanza el fluido la tierra torna hacia tonos distintos, incluso, sus olores cambian. Es casi un estudio de las características de la tierra.

Además, desde el pasado sábado una de sus obras hace parte también de la exposición colectiva ‘Boiling point’, en la Galería Pierogi, en Nueva York. Allí, sobre un calentador de grandes proporciones, colgó una serie de esculturas elaboradas con materiales orgánicos e inspirados, por ejemplo, en la forma de secado del queso de cincho. Es como si naciera de aquel calentador una serie de materia orgánica, a manera de contraste. 

Fuente Agenda Hoy

 

Comentários