El Niño, tiene en alerta a Casanare

El niño causó estragos en agosto de 2016, en varios sectores, como Nunchía. Archivo Las Chivas del Llano

Podría crecer en los últimos meses del 2018 y primer trimestre del 2019.

YOPAL

La Coordinación Departamental de Gestión del Riesgo alerta a los casanareños sobre la inminencia del fenómeno El Niño en un 90%. La  alerta temprana se fundamenta en los últimos análisis meteorológicos entregados por el  Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales -IDEAM- y Centros Climáticos Mundiales.

“Informamos a los Consejos Municipales de Gestión del Riesgo, medios de comunicación y comunidad en general sobre los inminencia de este fenómeno que podría impactar notablemente en nuestro Departamento sectores como: la agricultura, ganadería, medio ambiente y servicios públicos”, manifestó Leonardo Barón coordinador de Gestión del Riesgo en Casanare.

El efecto en el clima del país está asociado con la disminución de las lluvias en relación con el promedio histórico mensual y  aumento en las temperaturas del aire.

Por lo tanto,  para enfrentarlo se hace necesario el desarrollo de acciones de prevención y preparación con el fin de mitigar los efectos que puedan generarse por el posible desabastecimiento de agua en dichos sectores.

Recomendaciones a sectores productivos

Incendios de la cobertura vegetal: el aumento de temperaturas y los altos niveles de radiación solar, junto con la actividad antrópica (quemas) pueden favorecer la ocurrencia de incendios de la cobertura vegetal, afectando animales silvestres, bosques y cultivos.

Heladas agrometeorológicas: probable incremento de ocurrencia de heladas causando afectaciones a los pastos y cultivos en zonas de la parte alta del Departamento.

Procesos erosivos: ante pérdida de la humedad en el suelo se incrementa la probabilidad de deslizamientos de tierra (desestabilización de laderas).

Altas temperaturas del aire: las altas temperaturas incrementan la sensación térmica corporal afectando a la población y animales. Posible aumento de vectores que facilitan el incremento de enfermedades en la población.

Disminución de los niveles y cauces de los ríos: los afluentes puede presentar descenso en sus niveles ocasionando limitaciones en la navegabilidad y reduciendo las opciones de pesca.  Desabastecimiento y racionamiento parcial/total de agua potable.

Comentários