De Frente: Así quedarán

Por: Oscar Medina Gómez

En Casanare, entre candidatos a Cámara y Senado de la República suman una treintena de personajes. Si usted habla con ellos todos expresan frases como “porque soy el mejor”, “porque amo a Casanare”, “porque quiero lo mejor para mi tierra y mi gente”, “porque soy honesto”, “porque estoy descontaminado de la clase politiquera”, “porque me cansé de tanta injusticia con la gente más necesitada”, “por el abandono del estado con esta región”, “porque conozco de cómo funciona el Congreso”, “porque sé cuáles son las necesidades de mi pueblo”,  “porque sé cómo traer recursos para el departamento”, “porque voy a sacar a Casanare del atraso”…bueno. Un sinfín de razones que esgrimen –ellos y ellas- en busca del favor popular del voto. Pretendiendo convencer a sus potenciales y escépticos electores.

Puede que algunos –ojalá fueran todos- tengan razón. Que hablen con honestidad. Que no guarden cartas marcadas bajo la manga. Que no estén pescando votos por medio de palabrería barata. Que no estén engañando a la gente, como siempre lo hacen los políticos y promeseros de sueños.

No es tan complicado emitir un examen de los nombres -hombres y mujeres- que quieren ser “honorables padres de la patria”. No sólo para “mamarse” facilito los casi 35 millones de pesos que les pagamos los colombianos con nuestros impuestos. Sino para tener el poder que da ser congresista. El poder de influir sobre multimillonarios recursos. El poder de manipular centenares de millones de pesos, desviando en muchos casos esos dineros a sus cuentas personales. El poder de decidir sobre el destino, futuro y calidad de vida de miles de seres humanos. ¡De ese tamaño y alcance es el poder de los ¡honorables!

Voy a repasar algunos nombres. Sin extenderme mucho en sus pecados, males y fortalezas, todos están en el juego. No hay espacio para relacionar a tanta gente buena que quiere para Casanare “ríos de leche y miel”. Mis anticipadas disculpas.

Las dos curules en juego para la Cámara de Representantes están muy disputadas. Los candidatos están peleando voto a voto el respaldo popular. Claramente no hay un nombre del que se pueda decir con tranquilidad “está sobrado de lote”. O “va a ganar lejos”. Eso sí: de personajes como Cesar Ortiz Zorro, Julio Ramos, Jesús Yonency Cuevas y Julio Cala no se salen las dos butacas.

Cesar Ortiz Zorro –no obstante por pura ambición de poder haber abandonado el cargo como Concejal de Yopal, traicionado a los que le votaron- tiene sus seguidores. El Partido Alianza Verde le ayuda bastante. Jala más que otros. Este factor partidista podría hacerlo triunfador. Pero antes de votarle, el pueblo tiene que sopesar tres cosas: su traición como Concejal de Yopal, su ignorancia y falta total de experiencia para ser congresistas y su desmedida ambición de poder y dinero. ¡El pueblo castiga duro con el voto a los faltones!

Jesús Yonency Cuevas también tiene opción. Es un muchacho disciplinado y que gusta por su forma amable y respetuosa de ser. Igualmente, el Partido Liberal le ayuda bastante a sumar votos. Le hace daño su falta de conocimiento para moverse hábilmente en el peligroso terreno del Congreso de la República. Eso es clave. Desde ese escenario se quiere gestionar proyectos y recursos para el desarrollo de la región.

Julio Cala es por mucho el candidato que más se acerca a la imagen de llanero casanareño. Habla claro, recio y sin titubeos. Su paso por la Asamblea Departamental no fue fantasmal. Siempre se le escucho defendiendo a los campesinos. A los pequeños cultivadores, que todo lo necesitan. A los ganaderos. El partido verde le ayuda a sumar votos.

Julio Ramos tiene una altísima probabilidad de ser Representante a la Cámara. Posee fortalezas indiscutibles como: experiencia en los temas congresionales, porque fue asesor en ese recinto. Es un abogado constitucionalista y experto en ciencias políticas. Por lo tanto, no le van a meter gato por liebre por física ignorancia. Tiene experiencia y credibilidad: los 50 mil y pico de votos que sacó como candidato a la Gobernación de Casanare, no se los encontró en una lotería. Fueron trabajados con sudor y esfuerzo. Y, ojo con esto: Julio Ramos jamás ha traicionado al pueblo, dejando tirado por ambición un cargo. Menos una responsabilidad pública tan honorable como ser Concejal. ¡Concejal de Yopal! Esto tiene un nombre: ¡seriedad y respeto por el pueblo! Su debilidad es que quienes lo acompañan en la lista de Cambio Radical no ayudan mucho. El partido es fuerte, pero Javier Vargas y Dumar Alfonso apenas si los conocen en la casa.

Hay más candidatos. Pero se quemarán irremediablemente. Es el caso de Alirio Guzmán, Alexander Contreras, Jairo Cristancho, Mauricio Chiquillo, Fabián Gutierrez… Tres nombres seguirán firmes en su carrera política: Fabián, Alexander y Jairo. Son gente joven, profesional, con conocimiento de lo que hablan y proponen. Se los ve con deseos de hacer cosas buenas. Pero esta vez les toca esperar.

Por los lados del senado todo está escrito: Jorge Prieto Riveros, “el viejo verde” que se da bombo diciendo que es el “defensor del agua”, se calcinará electoralmente. Vayan y revisen las demandas que tiene en Corporinoquia por captador y vendedor ilegal de agua en su finca de recreo El Paradero en Yopal. Y me cuentan… Prieto es historia. Es pasado que huele a moho. Es fracaso político y gubernativo, tanto como gobernador como de senador. El presente y el futuro necesitan de renovación y políticos que no mientan. ¡Honestos!

La curul de senadora será para Amanda Rocío González. Una mujer llanera de verdad. Sin maquillajes y ropas para la foto. Como otras que se hacen apodar “llanerazas”. Es una hembra que huele a campo, a sudor, a tierra buena… a esperanza y fe en nuestro Casanare. Amanda Rocío está descontaminada de la política. Es una cara refrescante y revitalizadora. Profesional de la medicina con destacados resultados en su trayectoria de 12 años. Remarco: hay que ser regionalistas. Salir a votar por la defensa de las maltratadas mujeres, humilladas por senadores que niegan su paternidad. ¡Amanda Rocío es la hembra!

Digo yo.

 

Comentários no Facebook