Cachetada de Yerry Mina al técnico del Barcelona

Yerry Mina ya suma cinco anotaciones con la selección de Colombia. AFP

Despreciado y relegado a la banca en el equipo de Messi, el defensa mostró sus kilates que de paso lo cotizaron como el defensa más caro del fútbol mundial

Hace un mes Yerry Mina estaba devastado. Había pasado de ser uno de los defensas más codiciados del mercado mundial a un suplentón del Barcelona.  El 13 de mayo la prensa española se había ensañado contra él. Había sido señalado como el culpable de que el Barcelona perdiera un invicto de 43 fechas. Le hicieron cinco goles y él estuvo comprometido en muchos de ellos. Lo destrozaron. Los especialistas dijeron que había sido la peor contratación de la historia del Barcelona. El diario Sport de Barcelona lo calificó de “Nefasto”. El técnico Valverde, quien lo tenía por detrás de sus compañeros en su misma posición, Piqué y Umtití, lo borró de la nómina. Inmediatamente empezó a buscar un jugador extra en su posición.

El Barcelona llevaba años buscando al joven jugador nacido en la sufrida población de Guachené. Había empezado su carrera en el Pasto pero se dio a conocer en el continente con el Santa Fé cuando fue el pilar de la defensa del equipo que salió campeón de la Suramericana. Después fue contratado por el Palmeiras y sus actuaciones con la selección, como en este partido contra Uruguay en Barranquilla, lo catapultaron mundialmente.

Titular indiscutido de Colombia, Yerry fue comprado por nueve millones de euros por el Barcelona, toda una ganga teniendo en cuenta las cifras que se manejan en el mercado mundial. En Colombia tenían muchas ganas de verlo vestido con el uniforme del Barcelona pero el nivel en los entrenamientos y la confianza del técnico Valverde parecía evaporarse. Sólo jugó cuatro partidos. Lo peor para él era que, al parecer, había perdido la titularidad dentro del equipo de Pékerman. En el vestuario del Barcelona dejó de bailar, de ser la luz del equipo. Incluso Messi se atrevió a regañarlo en un partido como se ve en este video

En el primer partido de este mundial Yerry no empezó de titular. Ni siquiera la lesión de Cristian Zapata le había servido. Pekerman se decidió por Oscar Murillo. Otra vez Yerry regresaba a la frialdad de la banca. El debut de Colombia fue un desastre absoluto. Ni Murillo ni Davinson Sánchez dieron la talla y fueron burlados por los habilidosos delanteros japoneses. Yerry esperó pacientemente su turno. Las noticias que llegaban de la concentración en Kazan eran desmoralizantes. Decían que estaba lesionado y que no tenía el rimo de juego que necesitaba para la exigencia de un mundial.

Sin embargo contra Polonia y, sobre todo contra Senegal, se convirtió en la máxima figura del equipo, en un salvador nacional. En el Barcelona ven con emoción como la cotización del defensa se disparaba convirtiéndose en el más caro del fútbol mundial. Dos goles en dos partidos jugados y además siendo fundamental en la defensa. Valverde tendrá que arrepentirse de sus decisiones. Yerry es el más grande en Rusia