Angola no fue escogido para jugar, por ahora, en la NBA

Brian Angola, basquetbolista casanareño

El basquetbolista no quedó en la nómina definitiva de Magic de Orlando. Tiene opciones a futuro.

Por: FELIPE VILLAMIZAR M.

“Yo creo que me voy a quedar en el primer equipo”, le dijo Braian Angola el jueves pasado a EL TIEMPO sobre la posibilidad de permanecer en el primer equipo de Magic de Orlando y comenzar, este miércoles, el sueño de ser el primer colombiano en jugar en la NBA. Sin embargo, tan solo pasaron tres días para que esa ilusión se quebrara como un vidrio al fragmentarse en mil pedazos. Al colombiano no le alcanzó, y tendrá que trabajar en la Liga de Desarrollo para alcanzar más adelante ese objetivo.

El pasado 13 de julio, este diario informó que Angola había firmado un contrato con el equipo de Orlando para ser parte de la G League (Liga de Desarrollo) y jugar con el quinteto Lakeland Magic. Además, dentro de ese movimiento, el deportista de Villanueva, Casanare, fue invitado a hacer la pretemporada con el primer equipo y tener la posibilidad de probarse para llegar a la NBA. De inmediato, esta noticia se reprodujo y el jugador se hizo más conocido.

Con mucha ilusión y expectativa, el basquetbolista de 24 años arrancó a finales de septiembre la pretemporada con el equipo. La meta era clara: quedarse con un cupo entre los 15 jugadores (límite de la NBA) que debutarían pasado mañana contra Heat de Miami en el baloncesto estadounidense. El escolta fue mostrando un talento superlativo que lo fue llevando a estar en el reducido grupo que iba a quedar seleccionado.

Pero, cuando el punto de ebullición era más alto y la champaña estaba por servirse para festejar que Colombia tendría su primer jugador en la historia en jugar en la NBA, la vida llena de colores cambió a un gris cada vez más negro. “El equipo liberó a Brian Angola-Rodas, el presidente de operaciones Jeff Weltman lo anunció” fue el mensaje que publicó el equipo en Twitter.

La novela

El tema fue claro. EL TIEMPO pudo conocer por fuentes muy cercanas al jugador que el miércoles pasado estaba Angola junto a otros dos jugadores a la expectativa. A sus dos compañeros les notificaron que no seguían, y Braian tenía todas las esperanzas intactas. Sin embargo, el mánager general del equipo, John Hammond, y el entrenador, Steve Clifford, se reunieron con el basquetbolista el viernes pasado con él y le notificaron que no iba a estar con el primer equipo, pero que esta temporada “sí o sí” iba a estar en el equipo profesional.

Braian, desanimado, sugirió salir del quinteto, pero no le aceptaron su marcha. Deberá seguir con Lakeland Magic en la Liga de Desarrollo y, asimismo, tendrá un entrenador privado con el que deberá mejorar en su tiro, la razón por la que, de momento, no pudo cumplir su sueño.

Además, como pudo establecer este medio, Angola tiene la primera opción para ascender al primer equipo de Magic de Orlando, y sus opciones también dependen de la continuidad y contratos de los escoltas Evan Fournier y Terrence Ross, con quienes intentarán llegar a unos arreglos.

Pocas oportunidades

En total, Angola estuvo en la nómina de Orlando en cinco encuentros de pretemporada. No jugó contra Spurs de San Antonio, Heat de Miami ni 76ers de Filadelfia, por decisiones técnicas. En cambio, contra Grizzlies de Memphis jugó cuatro minutos y se fue en blanco. Además, contra Flamengo actuó siete minutos y anotó seis puntos, entre ellos un espectacular triple.

Poco tiempo de juego para un jugador que quería demostrar todo su talento en la cancha y, sin importar eso, hizo su mejor trabajo durante los entrenamientos.
“Ellos (el equipo) ya saben lo que yo sé hacer y les gusta lo que yo hago, que sea yo mismo, ser muy agresivo, así sea solo eso. En la Liga de Desarrollo estaré máximo tres meses”, comentó Angola.

Aunque el sueño quedó aplazado, aún está intacto. Angola tendrá que dar lo mejor de sí para cumplir esta meta. Por ahora quiere estar alejado de todo lo que lo rodea y centrarse en mejorar su tiro. Quiere cumplir el sueño de ser el primer basquetbolista colombiano en jugar la NBA por una promesa que le hizo a su padre, Hugo, quien lo llevó a este deporte, lo formó y siempre quiso verlo triunfar en el baloncesto estadounidense, pero que murió antes de que esto se diera.

FELIPE VILLAMIZAR M.
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @FelipeVilla4

 

Comentários